lunes, 5 de julio de 2010

Avenida del Tejar 3050

Avenida del Tejar 3050 

(a Roberto Goyeneche) 

de tu deprivada boca, dios de barro
se estrolaban las verdades con vereda,
la cancha del fulero para el truco
y el entretejido de la abuela viuda
y sorda sobre el bobo melancólico
y embirrado
 tu canto

y tú, abuelo del mar efusivo,
nos lanzas con escueta sobriedad
tu pena y paraíso platense
de barrio cerrado a la mesura

en tu mirada de cristal
siempre has retaceado
(porque la creación nunca duró una semana,
por que tus ángeles te oyen con ávido estupor
de saldo perpetuo, sacro lustre y respeto;
porque a los padres se los eleva
hasta la humectación,
hasta el tatuaje clandestino,
hasta la adultez de contrabando,
porque todo epigrama es éxodo y campana)

un pedacito de cielo…
y en tu arte, dios de barro,
la bronca el faso
y la esplendorosa vida eterna
como un fusilazo

pero nos has dejado
a tus vástagos
desde las arrugas de tus manos
sobre la papusa melodía

tus actos de génesis porteño,
ensueños, el motivo, las macanas,
el malevaje y otros milagros empantanados
en tu voz de eucalipto
ciruela y roble

-rcb-

sábado, 20 de febrero de 2010

plaza Castelli

plaza Castelli

desayuno en el torreón
o en la inglesa librería fumo
antes del poema, los ruidos
del anterior mitre me resuenan
como una gangosa pelea
de hermanos en un palomar

las fragancias del pensamiento
en la mesa esmaltada
frente a la plaza Castelli
subían en vapores de soles de octubre
perfumando memorias uniendo
mis personalidades

frente a la plaza Castelli
comenzó el libro
ahí en Croxi
la propulsión el rebaño prendido
los hijos del sauce desenclavijándome
abriendo el reboso la melodía interior

los rodeos ilusorios de la tarde
de domingo regenerándome
el pulgar, una huella por la metonimia
¡se desprende la resina!
lágrimas de azul tinta
paralelismos
y las lecturas de mi madre
(una década)

sin trenes a rosario hoy la gente
al trabajo los lápices
a la sinonimia de albatros
y las rodajas avergonzadas de parágrafos

que hacen canto
con el tiempo
que significan tardíos
como una ristra de ajos
mis poemas
mis creaciones de pingajos
grávidas goteras
mis sentencias de sidra
narraciones clandestinas
sortijas de doble cielo

hermosa plaza poeta:
oblígame a escribir
a aventurarme surrealista
como un desertor o un ebrio
en la tertulia acostumbrada
a finales de ligamentos y gasolina

hermosa plaza poeta:
oblígame a canimarte
a pisar tus cabellos de retamas
a sostener tu cansancio
de eterna madre
primeriza
en mí
sombra
también cansada
que se dilata
con el paso
de los versos

te canto con humedad
con años de tórax y lengua
con oficiosa melancolía
peldaños alegres mis estrofas
que aquí te salvan nos salvan
alabeado a tu mesa
como un trío de ases
perpetua musa

te admiro

-rcb-