lunes, 5 de julio de 2010

Avenida del Tejar 3050

Avenida del Tejar 3050 

(a Roberto Goyeneche) 

de tu deprivada boca, dios de barro
se estrolaban las verdades con vereda,
la cancha del fulero para el truco
y el entretejido de la abuela viuda
y sorda sobre el bobo melancólico
y embirrado
 tu canto

y tú, abuelo del mar efusivo,
nos lanzas con escueta sobriedad
tu pena y paraíso platense
de barrio cerrado a la mesura

en tu mirada de cristal
siempre has retaceado
(porque la creación nunca duró una semana,
por que tus ángeles te oyen con ávido estupor
de saldo perpetuo, sacro lustre y respeto;
porque a los padres se los eleva
hasta la humectación,
hasta el tatuaje clandestino,
hasta la adultez de contrabando,
porque todo epigrama es éxodo y campana)

un pedacito de cielo…
y en tu arte, dios de barro,
la bronca el faso
y la esplendorosa vida eterna
como un fusilazo

pero nos has dejado
a tus vástagos
desde las arrugas de tus manos
sobre la papusa melodía

tus actos de génesis porteño,
ensueños, el motivo, las macanas,
el malevaje y otros milagros empantanados
en tu voz de eucalipto
ciruela y roble

-rcb-