viernes, 21 de diciembre de 2012

Al diván con Rodrigo Aguado Benítez

Al diván con Rodrigo Aguado Benítez 
-por Ricardo Costa Brizuela-

 … “pienso que siempre se vuelve un poco a los orígenes” … 

(Ri) – Rocco, ¿cómo estás? Debo confesarte que me alegra mucho poder compartir este diván con vos… hoy anduve recordando algunas charlas que hemos tenido sobre música en general y no puedo dejar de hacer hincapié sobre los debates acerca de Floyd y Radiohead… y pensar que aún faltaba, por ejemplo, que saliera “In Rainbows” o “The King of limb”. ¿Cómo ves la música -en sentido amplio - acá a unos años?

(Ro) – La verdad que es muy difícil saber qué pasará con la música de acá a unos años; mi esperanza es que siga mutando, que no se pierda la búsqueda y el hambre constante del artista. Que no se piense que la música se pueda llegar estancar y que no hay nada más por inventar. Bandas como Radiohead, Grizzly Bear, Arcade Fire, artistas nacionales como Gustavo Cerati o Lisandro Aristimuño y muchos más, a mi parecer, demuestran que la música no tiene límites y que todavía se sigue reinventando. Ese debería ser nuestro deber como artistas pienso. Desde el lado estrictamente musical pienso que siempre se vuelve un poco a los orígenes, como en la moda también. Por ejemplo en el disco The King of Limbs podemos escuchar a Radiohead haciendo una música en la cual predomina la percusión. En el tema Bloom, el primer tema del disco, hay dos bateristas y el guitarrista además tiene otro set de percusión, rememorando un poco lo que era la música en los inicio de la misma. No es mi intención hacer futurología pero creo que hoy en día es tanta la cantidad de artistas que incorporan la computadora como un instrumento más, que en algún momento se agotará y se volverá al uso del instrumento acústico pero siempre con una nueva búsqueda, esa es por lo menos mi opinión. Las posibilidades siguen siendo infinitas por suerte.

(Ri) – Y en función de esto último, infiero que tu horizonte aún no es pesquisable entonces… pero, a corto plazo, qué hay ahí delante?

(Ro) - Yo creo que a corto plazo está la premisa de no parar de componer nunca, nunca acostumbrarse a lo que está pasando y tratar de hacer una música que nos llene como personas y artistas. Creo que en Argentina, están surgiendo muchísimas bandas excelentes que por ahí no tienen la promoción que deberían. Existe en el aire un pensamiento de que en Argentina ya no hay proyectos que llamen la atención. Pero yo creo que no es así para nada, creo que tenemos que dejar de ver las bandas - como dice un amigo mío- con el dedo en el whisky, y tratando de juzgarlas antes de escucharlas. Por ahí en lugares no tan grandes como Buenos Aires la gente es más abierta a esta situación y se puede sentir mucho mas la calidez y las ganas de escuchar cosas nuevas. Igualmente no sé si esto contesta a tu pregunta, me parece que me fui un poco de las ramas …(risas)…

(Ri) – La idea es justamente esa, poder irse por las ramas… (risas)… y aprovechando la perspectiva desde acá arriba… contame Rocco, ¿cómo viviste la gira de “ese perro” por Latinoamérica? ¿Cómo surgió la idea de hacer música rodante?

(Ro) - La gira de “ese perro” fue la experiencia mas increíble que tuve claramente. Fue un aprendizaje tremendo y además volvimos más confiados que nunca sabiendo que esto es a lo que nos queremos dedicar. Tocar para gente que no conocíamos y ver las diferentes reacciones de la gente es increíble. Sobre todo en los lugares más chicos donde el público se sentía agradecido porque una banda argentina vaya a su ciudad. Y la buena onda que te dan no se puede creer. Estuvimos en Chile, Perú y Ecuador, fueron cinco meses de viaje y 45 shows, así que era viajar y tocar a full todo el tiempo. No me puedo imaginar cosa más linda, creo que si la plata nos hubiera alcanzado y las ganas hubieran estado presentes podríamos haber llegado hasta México. Hoy en día extraño mucho esa gira. Pero bueno no será la última. La verdad que hay muchas anécdotas y cosas para contar pero sobre todas destaco a la gente con la que nos cruzamos en los tres países que visitamos, gente muy abierta y cariñosa con los viajeros y con los artistas… Además aprovechamos los largos tramos en motor home como para ir creando canciones para nuestro segundo disco que esperamos grabar en enero. La música rodante nació en Villa Gesell, un día que se nos había caído una fecha y estábamos calientes por tocar, así que surgió la idea de tocar en el techo del motor home en la cual estábamos girando y viviendo. Pero después nos pareció más copado tocar adentro. Así que así medio caseramente surgió, el teclado en la cocina y la bata con los equipos de viola y bajo en las dos camas. Y la cajas de sonido en el techo. Así estuvimos haciéndolo en Mar del Plata, Viña del Mar y en varias salidas de shows importantes como Lenny Kravitz, Jamiroquai y los Peppers… Estuvo muy bueno llevarle a la gente nuestra música, no que la gente venga hacia nosotros.

(Ri) - ¿Qué me podrías adelantar del próximo disco? ¿Qué habría que esperar?

(Ro)- La verdad que ni siquiera nosotros sabemos para qué lado está yendo el disco. Últimamente están saliendo temas bastante diferentes al primer disco, por ahí temas con un tiempo medio y mas espaciales, no tan arriba como los de "Las Partes" - nuestro primer LP. También fueron cambiando un poco nuestras influencias en esta nueva etapa. Lo que si esperamos, es que sea un disco más maduro, con mejores canciones y trasladar un poco la experiencia de la gira a los nuevos temas. Todavía estamos en proceso de búsqueda de un productor artístico, que sepa llevar a cabo el sonido que por ahí estamos buscando. Tenemos mucho entusiasmo y ganas de sacar algo copado.

(Ri) – ¿Cuáles son esas influencias actuales?

(Ro) - Y estamos escuchando mucho grizzly bear, una banda de afuera que es increíble y los discos tienen un sonido muy particular. Creo que en la gira fuimos descubriendo varias bandas que escuchamos con más profundidad como Flaming lips, o The real state… Obviamente toda la discografía de Radiohead, del primero al último. Y varias cosas nacionales también obviamente como Cerati o Spinetta. Nos encantaría sacar un disco del estilo y la calidad de Bocanada… (risas)… pero bueno hay que laburar. Escuchando tango también, sobre todo a Astor Piazzolla. Me gusta mucho el ritmo y la melancolía de ese estilo. -

(Ri) – Astor es inigualable, un sonido tan porteño, tan contemporáneo; va más allá del tango para elevar esa mirada melancólica, justamente, esa mirada rezongona y caprichosa, altanera y romántica del porteño a un lugar tan real, real en sentido del tránsito, de los movimientos de la gente, los medios de transporte, las veredas… creo que Piazzolla pudo traducir en sonidos toda la estética porteña, su esencia y su poesía. Claro que acompañado de Horacio Ferrer es aún más fascinante ese retrato, ese recorte que se universaliza a un modo macro cuando lleva su impronta más allá de las fronteras de la General Paz… Hablando de poetas… ¿te gusta leer?

(Ro) - Si la verdad que me gusta, no soy un gran lector igual, me tomo mi tiempo para leer. Siempre me gustaron mucho las biografías, de hecho leí como 3 libros de Astor Piazzolla. Y después como me gusta mucho el cine soy de leer los libros en los que después se hicieron pelis como El perfume, In to the wild y Ensayo sobre la ceguera de Saramago, que claramente es el libro mas increíble de los que leí

(Ri) - ¿Y del cine, qué te gusta?

(Ro) - Y me gustan mucho las películas biográficas como Amadeus o La lista de Schindler. Me emocionan las historias verídicas como Sueño de Libertad, o Ray. Y después pelis que son claramente de mis preferidas como Belleza americana, El cisne negro, Eterno resplandor de una mente sin recuerdos, Amelie, entre muchas otras. Uno de mis sueños es hacer música para cine. - (Ri) - ¿Y estás en contacto con gente del cine? Es decir, ¿tenés pensado llevarlo a cabo o sólo lo dejás para tus reinos oníricos?

(Ro) - Si, por suerte mi hermano labura de eso, es director y productor de cine. De hecho el fue el realizador- con dos directores más- de nuestro primer videoclip (Te compro todo). Ya hice la banda sonora de un corto de terror llamado "El cuarto", dirigido por Cristian Fernández y ahora estoy haciendo la música de otro corto estilo western pero de gauchos, que se llama "Espiral de sangre" dirigido por Pablo Roy Bertero". Así que muy lentamente voy a aprendiendo, es algo nuevo para mí. Tengo ganas de anotarme a ciertos cursos de realización de banda sonora de cine.

(Ri) - Qué bueno, decime, ¿a qué director te gustaría musicalizar?

(Ro) -Y si pienso en grande me gustaría musicalizar alguna de Michel Gondry claramente…

(Ri) - Será que soy poco objetivo, pero me fascina la elección musical de Woody Allen; igualmente creo que en las películas épicas y en particular "Corazón Valiente" tiene una música fantástica. ¿Y no probaste musicalizar una exposición fotográfica? Te interesaría la idea?

(Ro) - Si seguro, Woody Allen me encanta también, me gusta ese jazz antiguo. Te traslada automáticamente a una peli suya… Nunca se me había ocurrido la posibilidad de musicalizar una exposición fotográfica pero desde ya que me encantaría.

(Ri) - Bueno ya tendremos que pensar en algo juntos… (risas)... para ir terminando, y de curioso nomás, ¿cuál es el tema que más te gusta de "Las Partes", el primer disco de "ese perro" y por qué? -

(Ro) - Seguro que sí! Yo creo que el tema que más me gusta es “Te compro todo”, es el que más disfruto tocar en vivo. Es un tema con mucha energía y tiene una estructura que se diferencia de las demás canciones, me gusta cómo va incrementando de volumen y energéticamente. Al nivel puede estar “Día de velas” o “Fetiche”, seguro son mis tres temas favoritos del disco.

(Ri) - Bueno Rocky, creo que por hoy estamos bien... y quería antes de despedirte, ya que estamos próximos a fechas festivas, desearte, para vos y tu familia, que esta navidad y este fin de año corone y sea el punto de inicio de una nueva etapa con más felicidad, salud y paz. Realmente, aprovecho la ocasión, y extiendo mis intensiones a todos los que puedan leer este encuentro haciéndoles saber que, desde un lugar humilde y afectuoso, les dejo un abrazo y les sugiero que se cuiden a si mismo y a sus seres queridos de los excesos y que, más allá de toda cuestión tradicional en la comida o en la nebulosa de los regalos y las demás cosas que subyacen en estas fechas, se ofrezcan libres de prejuicios ante los que compartan su mesa, que abran sus oídos y cuiden su vocabulario, que respeten y celebren la diversidad y la pluralidad de pensamientos y creencias, que sea esta mesa navideña un símbolo del diálogo y de la aceptación, siendo éstas, desde mi visión, las llaves para una vida más armónica y más felíz. Felicidades Rocky y gracias por tu tiempo...

(Ro) - Gracias Richar por la entrevista y que tengas una gran navidad en familia! Un gran saludo para vos… 

Fuente: http://www.actualidadartistica.com.ar/2012/12/al-divan-con-rodrigo-aguado-benitez.html

miércoles, 21 de noviembre de 2012

Al diván con Santiago Gutiez

Al diván con Santiago Gutiez 
-por Ricardo Costa Brizuela- 

 ..."No encuentro palabras que expresen lo que siento"... 


(R)- Bueno Santiago, hace años que nos conocemos, hemos compartido muchos momentos, varios muy felices, otros no tanto; y un día, tras años de silencio, como los niños que fuimos, en lugar de intercambiar figuritas en el patio del colegio, nos encontramos intercambiándonos fotografías. Pensar en un reencuentro mejor me resulta difícil de fantasear. ¿Qué quedó de ese niño que hoy se ha convertido en fotógrafo?

(S) - Muchas veces me pienso como un niño atrapado en el cuerpo de un adulto. Es mucho lo que aún queda de ese niño... capacidad para sorprenderme, curiosidad, pedacitos de inocencia... algo curioso, es que actualmente disfruto más de la compañía de un niño que de un adulto.

(R)- Te escuchaba y se me viene a la mente una serie de fotos tuyas, unos retratos hechos en Quitilipi en la provincia de Chaco. Me imagino que habrá sido una experiencia increíble…

(S) - Si, realmente una experiencia increíble e inolvidable; esos niños tienen tanto amor para dar.. y eso se siente! Uno siempre termina recibiendo más de lo que fue a dar… y pensar que, materialmente hablando, tienen tan poco, y a veces nada... y nosotros acá quejándonos por estupideces. Creo que todos los adultos tenemos mucho que aprender de los niños.

(R)- ¿Cómo llegaste ahí?

(S) - Llegue a través del colegio Manuel Belgrano, donde hace más de 20 años, el profesor Eduardo Assenato empezó con esta campaña solidaria para apadrinar escuelas rurales en Quitilipi, Chaco. - 

(R)- Qué bueno, poder enlazar un acto solidario con lo creativo de uno, me imagino que te cambia la cabeza totalmente… ¿Cómo definirías tu búsqueda como artista? ¿Qué es lo que te mueve a la hora de fotografiar?

(S) - En realidad no busco nada. Intento fluir con el momento, conectarme con lo que está pasando. Después llegan los resultados, que a veces me gustan y a veces no. A la hora de fotografiar, lo que me mueve son las miradas, esos paisajes que te quitan el aliento, patrones o colores inusuales. No encuentro palabras que expresen lo que siento en esos momentos. Es algo mágico.

(R)- Seguramente así sea, y por eso elegís plasmarlo en imágenes… y si tuvieras que elegir palabras, ¿cuál serían?

(S) - Amor, compasión, gratitud, respeto, humildad, entrega, altruismo - (R)- Palabras mayores… contame Santiago, si pudieran elegir… ¿qué te gustaría fotografiar? ¿Cuál sería tu foto ideal? - (S) - Niños y lugares! Niños en un bello paisaje sería la foto ideal! Ya va a llegar la oportunidad. - (R)- ¿Llegan o se encuentran las oportunidades?

(S) - Qué buena pregunta! Creo que las oportunidades siempre llegan. A veces llegan camufladas y hay que saber descubrirlas o encontrarlas.

(R)- También entraría la suerte en juego… como la propuesta inicial de “Match Point” de Woody Allen -de quién me confieso admirador - donde aún está la pelota de tenis en el aire, con esa carga de incertidumbre, suspenso, azar… las ganas, los miedos, todos sobrevolando con ella… y todo condensado bajo el nombre de “destino”. El punto radica en mantener presente que, más allá de todo lo que nos sucede, la vida en sí es un juego. ¿Qué te gusta del séptimo arte?

(S)- Me gustan mucho las comedias. Me gusta reir! No tengo favoritos. También me gustan las películas que dejen un mensaje o enseñanza y puedo decir que no me atrae el cine pochoclero (risas)…

(R) - Contame Santiago, ¿en qué proyecto te has embarcado recientemente?

(S)- Estoy embarcado en el proyecto de conocer lo más profundo de mi mismo, a través de plantas sagradas. Hace unos meses comencé a participar en ruedas de ayahuasca con el fin de conocerme, sanar miedos y aprender a amar sin condiciones. La planta es sabia. Te muestra exactamente eso que debes superar, o lo que tenés que aprender, o lo que tenés que soltar. Cada toma es diferente, pero en general puedo decirte que es una experiencia muy intensa, muy reveladora. Hay un antes y un después de la ayahuasca.

(R)- ¿Y cómo has llegado a ese puerto?

(J) - Te referís a cómo llegué a la ayahuasca o a cómo llegue al puerto de mi interior?

(R)- A ambos…

(S) - Llegué a la ayahuasca a través de un conocido que me contó de su experiencia. Me sentí atraído por lo que me contaba y decidí probar. La primera vez que intenté contactarlos, hace ya dos años, no obtuve respuesta. Entendí que no era el momento. A principios de este año nuevamente surgió la idea y esta vez sí hubo respuesta. Con respecto al viaje interno: A veces el barco se mueve mucho... y parece que va a hundirse. Pero después de la tormenta siempre sale el sol, todo pasa, siempre. La planta a veces muestra cosas que no son muy lindas y son justamente esas cosas las que nos traen la información que necesitamos para crecer, para evolucionar.

(R)- Gran consuelo, saber que todo tiene un final. Lamentablemente las sociedades modernas han tomado como algo negativo la finitud del cuerpo, de las cosas, etc., pareciera que se focaliza en anhelar algo infinito, ilimitado… por ejemplo ayer vi una publicidad de una compañía telefónica con la voz del ex saxofonista de Sumo (una de mis bandas preferidas del ámbito local) y me sentí, realmente, atormentado, agobiado, como si una ametralladora hubiera descargado su miseria en mi cuerpo… lógicamente el slogan alude a que todo es ilimitado, haciendo una apología a una omnipresente comunicación, un discurso tan invasivo, tan arrollador, al punto de quedarme quieto y decirme para mis adentros “qué lástima que así se viva”. Y, por otro lado, surgen contrapropuestas como la que vos comentás o de culturas orientales que hasta hace poco tiempo eran miradas de reojo, como el yoga, el reiki, la meditación, etc… ¿pensás que es otra parte, otra faceta de este postmodernismo consumista que ha expandidos sus manifestaciones en torno a las posibilidades que implica la globalización; o que son propuestas sinceras para evitar tanto plástico y smog en nuestras almas?

(S) - Creo que hay un poco de ambas. Tenés propuestas sinceras y otras que sólo buscan más consumismo. Igualmente, sin importar la intención de quien ofrece estas propuestas, creo que son muy beneficiosas para el ser humano.

(R)- Y sí, donde prima el estrés y el maltrato (sobre todo verbal) un poco de silencio, de pausa, de escucha afectiva, de relajación puede ser la llave para el crecimiento espiritual, familiar y hasta profesional de una persona. Lejos estamos, igualmente, de armonizar e instaurar ciertos modos a nivel macro. ¿Cómo ves las políticas actuales en función de la calidad de vida?

(S) - La verdad que no sé nada ni me interesa la política. No leo diarios ni veo noticieros. Lo poco que se es por los comentarios que escucho de amigos o compañeros de trabajo. No puedo opinar sin conocimiento. Lo que sí creo es que la mayoría de los políticos actuales están solo interesados en el poder y en su propio beneficio. Siendo esta la situación, dudo mucho que la política actual pueda aportar mejoras para la sociedad.

(R)- Igualmente hay de todo, creo que podríamos caer en algún prejuicio al generalizar a “todos” los políticos, es decir, coincido que la mayoría están sólo interesados en su progreso digamos, pero hay partidos con propuestas ecológicas muy interesantes por ejemplo… creo que la gente está tomando conciencia en cierta medida y eso es un buen síntoma… sólo con compromiso e instrucción se podrán tomar decisiones acertadas. Creo que la gente se debería comprometer más con la política y participar más alzando sus propuestas y celebrando siempre la diversidad de opiniones y posiciones ante cada situación en pos de un efectivo cambio positivo. Decime, ¿acaso tu fotografía no invita a esa toma de conciencia también? Recordaba nuevamente las fotos de los niños del Chaco…

(S) - Es cierto! Nunca fue una idea que me haya planteado conscientemente, pero sí. La invitación que si me gustaría hacerles a todos los seres es a que se conecten con su esencia, que sigan a su corazón, a su intuición. Los paradigmas están cambiando, se viene una nueva etapa para la humanidad. Amor, compasión, respeto, entrega. Esos son los valores de los nuevos tiempos. En esencia todos somos iguales, todos somos uno con la Pacha!

(R)- Totalmente de acuerdo, y creo que cualquier palabra después de esto está de más, así que me despido, por ahora, y me quedo pensando acerca de lo que charlamos… gracias Santiago y será hasta pronto…

(S) - Muchas gracias a vos Ricardo! Hasta pronto!

Fuente: http://www.actualidadartistica.com.ar/2012/11/al-divan-con-santiago-gutiez.html

martes, 13 de noviembre de 2012

Al diván con Juan Martín Ferro

Al diván con Juan Martín Ferro 
-por Ricardo Costa Brizuela- 

…“Es triste que un artista tenga que pagar para mostrar lo que hace”… 


RICARDO- Juan, como dice Marta Zátonyi en su libro ““Arte y Creación. Los caminos de la estética”, libro que te recomiendo con sinceridad, toda obra artística se involucra, dice ella, profundamente con el tiempo y el espacio en que es gestada individualmente y colectivamente. Traigo esto porque no puede dejar de ver en tus fotos una fuerza social, por así decir, que me resuena en cada una de tus obras. ¿Qué habría de esto para vos?

JUAN- Coincido plenamente con Marta Zátonyi. Siempre tuve un fuerte interés en lo social. Me gusta retratar gente y transmitir lo que siento en ese instante. En el revelado también trato de darle forma a ese momento. Alec Soth dice "Encuadrar el mundo: Es tan importante lo que dejas fuera como lo que decides incluir. En fotografía solo dispones de un instante, y permites que los demás lo completen”. Maravilloso, no?

RICARDO- Ése instante? Sí, es maravilloso… y la vuelta a él, siendo el momento en que es resignificado, es un momento aún más sorprendente. El encuentro con la creación de uno abre una cadena casi ilimitada de sentidos, recuerdos, sensaciones... Y vos qué decís acerca de ese instante? Cómo elegís qué queda fuera y qué dentro?

JUAN- Ése instante es adrenalina. Porque veo ese momento...lo siento. "Es ahora", pienso. Y casi en una milésima de segundo tengo que encuadrar, hacer foco (o no, dependiendo lo que yo quiera mostrar) y obturar. Todo es una decisión. Todo tiene un por qué. Los colores, la saturación, los blancos y negros. Los focos. En fin...Pero a veces, me sale hasta sin pensar. En general, trato que no haya mucha información en los encuadres. Me gusta mucho recortar las imágenes y los personajes. Me parece que son las cosas que hacen diferente a una foto "normal".

RICARDO- ¿Hay algún fotógrafo que te gusta en particular? A mí me fascina el laburo que hace Lester Weiss, estéticamente me da vuelta…

JUAN- Mirá...por supuesto me gusta Bresson. Antoine D´agata, Martin Parr , pero hay un laburo de una fotógrafa argentina que me parece brillante; ella es Irina Werning y su trabajo “Back To The Future”.

RICARDO- Sí, es buenísima… propone un juego semántico muy interesante con las imágenes actuales y las del pasado de los personajes, cargado de esa emotividad y nostalgia, casi onírica, como toda mirada retrospectiva… ¿y por fuera de la fotografía, cuáles son tus referentes?

JUAN- Fuera de la fotografía, hay una sola persona que admiro y mucho. Es Luis Alberto Spinetta. Su música, sus letras y su forma de pensar formaron un ser increíble. Me provocó una profunda tristeza su muerte. Después de su desaparición, creo que el rock argentino tendría que aprender algo de lo que él hizo. Estamos huérfanos de buena música. Sin desmerecer, claro. Conozco muchísimos buenos músicos. Pero la desesperación por los éxitos y el dinero están haciendo que muchos abandonen o simplemente, se dediquen a tocar en bares que si no los seguís no los encontrás. Ojalá cambie. Soy optimista.

RICARDO- Qué desacreditado está el oficio del artista, más cuando recién inicia su carrera, que haya músicos que tengan que pagar para tocar, o escritores que sólo puedan publicar sus libros haciéndose cargo de los costos editoriales da cuenta que la cosa anda mal… y, paralelamente, tenés gente que sorbe hasta la última gota de sangre de aquellos que sí podrían ser redituables para la industria del arte. Creo que la “macdonalización” de la vida cotidiana no dejó a los artistas por fuera de sus víctimas…

JUAN- Claro que anda mal. Y hace rato. Es muy difícil vivir siendo artista. Te imaginás a un médico pagándole a su paciente para atenderlo, o a un abogado haciendo lo mismo con su cliente? Es triste que un artista tenga que pagar para mostrar lo que hace. También, me parece falta unión del lado del artista. Qué pasa si ningún músico paga para tocar? Es un tema muy complejo. Pero repito, si todos los artistas se unieran se podría luchar contra la "macdonalización".

RICARDO- Ni hablar, es una lástima que así sea; por eso, dejemos la cosa chatarra de lado y volvamos a asuntos más interesantes, al menos, gratificantes… me quedé con lo del Flaco, hace unos días me comentabas de una entrevista muy piola…

JUAN - Sí... (risas)...mejor pasemos a otro tema, como diría Andrés. Es una entrevista que le hacen Rosso y Gillespi a Luis Alberto Spinetta en su casa. Y de todas las notas que escuché que le hicieron al Flaco es donde más lo desnudan. Es una charla entre amigos. Luis era una persona con mucho humor. Un gran humor. Tenía una mente brillante. Hay una parte de la charla (interesantísima, por cierto) que habla sobre las identidades. El famoso "es nuestro John Lennon" refiriéndose a García, por ejemplo. Luis decía que es una falta de respeto hacia el músico. No loco! Charly es nuestro Charly. Punto Se acabó. También, habla sobre lo que charlábamos recién a cerca de la música comercial. Es muy interesante cómo expresa sus ideas. Muy claras. Es un tipo que nunca se vendió. Nunca tranzó con nadie ni nada. Siempre se mantuvo al margen del negocio, de lo comercial. Sería bueno que los músicos escucharan esta entrevista para que en el momento que están por venderse, no se “garquen” y se pongan fuertes. (risas)...no? Y finalmente, él estaba muy comprometido con lo social, viste. Ayudaba mucho a la Agrupación Conduciendo a Conciencia. También, habla sobre la sociedad argentina. El respeto entre nosotros. En fin...son 3 partes de 25 minutos cada una de una mente brillante.

RICARDO- Sí, y más allá del estilo de cada uno, o sea, más allá de lo que consuma cada uno, es importante escuchar a estos gigantes del arte en función de lo que pueden transmitir como experiencia. Después cada quién podrá estar más o menos de acuerdo, cada uno adherirá a tal o cual propuesta o visión de un artista; pero es innegable mantenerse humildes, con la cabeza abierta, receptivos… considero que es la única forma de aprender, es decir, siendo humildes…

JUAN- Sí...en cuanto te empezás a "marear" por lo que hacés...dejás de recibir eso que te va haciendo madurar, crecer (personal y profesionalmente). Cuando crees que ya está, cagaste. Los grandes siguen aprendiendo. Tenía entendido que Luis Salinas seguía estudiando guitarra. Entendés? Siempre hay cosas para aprender. Actualmente, estoy haciendo un taller de fotografía documental y el tipo nos muestra fotógrafos, escritores, músicos. Nos da. El que lo reciba va a aprender a sacar mejores fotos. No hay mucha vuelta que darle. Es lo que más rescato del profesor. Nos incentiva constantemente, clase a clase, a mirar, a leer. Si un escritor no lee, no va a contar cosas interesantes. Si un fotógrafo no estudia a colegas, no va a presentar grandes trabajos. Y si un músico no está investigando sobre nuevas músicas, nos va a dar mierda. Es un círculo vicioso...

RICARDO- Sin lugar a dudas… y muy interesante esto del rol docente, la idea de la valoración de una docente como bueno está ligada al incentivo que ofrece y genera…eso habla bien de él, me imagino que estará contento de leerte luego (risas)… que bueno… decime Juan, ¿qué ves para tu futuro? ¿hacia dónde está yendo tu obra?

JUAN- Qué veo para mi futuro? no sé...eso que lo diga una futuróloga! (risas) ...no... Me veo sacando fotos. Mantenerme activo. Cuando empezás con un trabajo van saliendo disparadores e ideas que pueden resultar decentes para mostrar! Tal vez exponer mis fotos "Decapitados" para el año que viene. Posiblemente, sea con algunos de mis hermanos que también planean mostrar su material. Seguramente, vayamos a armar algo juntos. Esa es la motivación más grande.

RICARDO- ¿Qué vendría a ser “Decapitados”?

JUAN- Decapitados es un grupo de fotos que empecé a sacar en shows. Las fotos de recitales siempre me parecieron iguales en algún punto. Entonces traté de hacer algo distinto. Y se me ocurrió decapitarlos. En ninguna de las fotos que saqué, utilicé una edición. Así fueron sacadas. Claro que la iluminación siempre ayuda.

RICARDO- Seguramente sea una cuestión de “iluminación” como dirían algunos… (risas)… igualmente fui y seguiré siendo surrealista por vocación y creo que el arte puede ser hecho por todos. Juan Martín, fue un placer hablar con vos, espero que se repita pronto, y me despido dejándote abierto este espacio para tus obras que, realmente, me gustan mucho.

JUAN- (Risas) Sí...iluminación y seguramente haya retoques… (risas)… bueno Papo, gracias a vos; es bueno saber que del otro lado gusta lo que uno hace con tanta pasión y sacrificio. Ahora viene la parte que me da extrema vergüenza leerme, no? (Risas)

RICARDO- Bueno, eso está en vos, desconfío de todo lo extremo… (risas)… no tenés la obligación de leerla (risas)… gracias y nos vemos pronto.


 Fuente: http://www.actualidadartistica.com.ar/2012/09/al-divan-con-juan-martin-ferro.html

miércoles, 7 de noviembre de 2012

Al diván con Agustín Ferro

Al diván con Agustín Ferro 
-por Ricardo Costa Brizuela- 

 …“si cerramos con una etapa es porque se abre otra”… 


RICARDO - Desde las primeras pictografías hasta la actualidad el arte ha colaborado en la construcción del mundo del hombre, contame Agustín, ¿qué mundo has construido a través del arte? 

AGUSTÍN - Construí un mundo a mi modo, para vivir mejor o para que sea más ameno. Ya sea estudiando, conociendo nuevos lugares, escuchando una nueva música o mirando una peli, siempre atravesando el camino del aprendizaje y el conocimiento. Como dice Friedrich Schiller, "El arte es aquello que establece su propia regla"…

RICARDO - Claro, y qué difícil o complejo mejor dicho es, estaba pensando, poder hacer arte en grupo… poder establecer esa regla propia y darla a modo de comunión con otros, dejándola que a su vez sea modificada… ¿Cuál es tu experiencia en torno a esto del arte grupal?

AGUSTÍN - Me gusta trabajar en grupo, siempre y cuando se entienda el concepto hacia donde quiero dirigir la canción. Tuve la suerte de trabajar con músicos que captan las ideas desde un principio y embellecieron las músicas. Cuando era más chico me costaba que me modifiquen las cosas, por ejemplo los productores, porque uno es el que desarrolla el tema de principio a fin y ya lo tiene en la cabeza. No digo que hay que hacerle caso al productor un cien por ciento, ni encerrarse en la de uno, me han arruinado algunos temas, hay que negociar. (risas) Hoy aprendí que abrir el juego es mejor y que cada uno aporte con lo suyo. Eso me llevo a mejores lugares creativos. Charly dice que siempre son mejores los demos que los discos, apoyo su teoría.

RICARDO - Dos puntos se abren acá, mientras te escuchaba me acordaba de que tuviste una banda que se llamó Superyó, ¿por qué ese nombre?, y el segundo es... ¿cuál fue el disco que más disfrutaste grabar? 

AGUSTÍN - Resulta que el primer disco de Super Yo (2005) se grabo antes de hacer el show inicial y para ese momento no teníamos nombre. Una vez finalizada la grabación surgió " Superyó " de charlas y visitas a las páginas amarillas. Nos pareció que el nombre estaba bueno, tenía "punch". Claramente no tiene que ver con la psicología ni con el egocentrismo, pusimos ese nombre porque nos gustó su musicalidad. El disco que mas disfrute grabar fue justamente el primero "De par en par" 2005, por varios motivos, la idea de poder plasmar nuestras canciones y saber que van a durar para siempre, recuerdo absolutamente todo como algo increíble, la influencia más fuerte en común eran los Beatles. También pasamos por la escuela del rock argentino durante los '80 y los '90, con todo lo que eso implicaba. Es un disco muy barroco y variado en estilos. Hay una chacarera, un bossanova, pop, rock, elementos electrónicos, no nos privamos de nada, hay muchas capas de sonidos, es un disco sin compresión, suena bastante Beatle. En definitiva recuerdo dos tipos encerrados en una habitación, grabando, arreglando, escribiendo, tocando el piano y la guitarra.

RICARDO - Con la particularidad de que el otro tipo, como vos decís, es tu hermano, no? Cómo es eso de trabajar en familia?

AGUSTÍN - Sí, con Marce desde mis 15 años que estamos en la música, nunca paramos, si cerramos con una etapa es porque se abre otra. Es increíble trabajar con él, siempre anda detrás de buenas ideas, además sabe exprimirme y sacar lo mejor de mí. Es muy buen productor, me ha cantado los arreglos de guitarra varias veces, cosa que me daba mucha bronca, pero siempre funcionaban a la perfección (risas). Uno laburando con un tipo así se relaja un poco, es muy talentoso, es más, si lo entrevistas a él probablemente sepas bien de lo que te estoy hablando. (Risas) 

RICARDO - Recomendación agendada (risas). Y por cierto, es tal cual lo decís, esto de la sucesión de etapas… ¿y hoy en día, en qué etapa estás?

AGUSTÍN - En lo laboral tocando mucho con “No Lo Soporto” y arrancando con nuevos proyectos de amigos, donde toco la guitarra y hago coros, con planes de grabar, “Coche y las Pirañas” es el nombre del nuevo grupo. También estoy participando de un disco instrumental que va a sacar Marce (mi hermano) el año que viene probablemente, donde toco la guitarra y hago laburos de producción en algunos temas. En lo personal estoy componiendo músicas instrumentales y cantadas, por ahora sin planes de editarlas. Además estudiando guitarra y dando clases particulares. En este momento me siento muy bien acompañando con mi guitarra a diferentes músicos, ese es el plan.

RICARDO - Qué bueno, lo esencial del asunto radica en el proyecto, en lo que vendrá, más que en lo alcanzado, porque en la secuencia lógica el porvenir es lo que dará sentido a lo acontecido. Hablando de futuro, contame, ¿qué shows estás preparando? ¿Qué presentaciones tenés por delante?

AGUSTÍN - Este año editamos el 3er disco de estudio con NLS, llamado Universo, asi que seguimos presentándolo en Capital y en interior. Además estamos preparando el video del 2do. corte y ensayando también para el Pespi Music que arranca en Octubre, probablemente estemos ahí presentando Universo y adelantando algo del nuevo video clip.

RICARDO - Movido, qué bueno, se viene un cierre de año con mucho laburo… Para cambiar los vientos nomás… ¿Cuándo no estás a full con la música, qué te llama del arte? ¿Qué disfrutás como público o espectador? 

AGUSTÍN - Del arte me atrae la libertad de expresión y los estímulos que generan en mi. Me gusta cuando es motivador. La fotografía me encanta, de hecho hace tres años que vengo sacando fotos de celu, (instantáneas) nunca use una cámara profesional, lo hago de hobby. También me gusta filmar y editar, hace unos meses atrás trabaje como editor en un programa de tv que se llama Banda Soporte, me encanto hacerlo, la edición tiene una parte creativa increíble. El cine, el teatro y la música en vivo, sin dudas, es lo que más disfruto como espectador

 RICARDO - Es un tema crucial el de la tecnología, ya desde hace un tiempo, al alcance de todos y en función de la expresión artística… me confieso contradictorio en este punto; me cuesta llegar a una idea acabada al respecto. ¿Es una obra de arte una foto sacada con un celular, dejando de lado las técnicas fotográficas? ¿O sea, sería arte fotográfico pero no un fotógrafo el que realizó esa obra? ¿Cabría entonces pensar en no-músicos (gente que no sabe música) haciendo obras de artes musicales, canciones, etc? ¿Cómo ves esto? ¿Dónde subyace el límite?

 AGUSTÍN - En mi caso, la fotografía es un entretenimiento, pero no dudo que hayan grandes artistas sin técnica que hagan muestras importantes con un celular, ya lo debe haber hecho alguien, siempre y cuando tengan una finalidad emotiva, sino no tiene valor artístico. Un artista lleva ciertas inquietudes en la sangre, no tiene que ir a una universidad, no es abogacía, es arte, entonces está bien. Tipos como Luis Salinas, según dijo en algunas entrevistas, no sabe leer música, pero es el mejor guitarrista que tenemos en Argentina. Yo creo que 90% de los músicos de rock, componen por intuición, o sea, no aplican técnicas de composición. Luis Alberto Spinetta no creo que haya estudiado composición en la UBA, sin embargo lo que hace armónicamente es muy complejo. Pero supongo que era sumamente inquieto. Haber estudiado música no te hace mejor artista, pero te simplifica las cosas, cortas caminos. Creo que si le ponemos límites al arte deja de serlo.

 RICARDO - Tal cual, creo lo mismo que vos, la cuestión artística radica en la transmisión y para ello no es excluyente el manejo estricto de las técnicas. El secreto está en la posibilidad de abrir sentidos, de otorgar diversas significaciones a una obra, ahí está la cuestión… y como ha dicho Lacan “allí donde no hay metáfora tampoco hay poesía”. Agustín, me quedo con esto último de que el arte dejaría de ser arte en el momento de que se pongan límites… me quedo pensando, la verdad es que este tema da para muchísimo más. En fin, te agradezco por tu tiempo, me alegra haber compartido este momento con vos y será hasta pronto por lo visto.

 AGUSTÍN - Gracias a vos Papo. La verdad me relaje bastante, cosa que me cuesta en las entrevistas, soy más bien cerrado, no me gusta hacer ese trabajo. Abrazo grande y hasta pronto. 

FUENTE: http://www.actualidadartistica.com.ar/2012/09/al-divan-con-agustin-ferro.html

miércoles, 31 de octubre de 2012

Al diván con Pedro Devoto

Al diván con Pedro Devoto 
-por Ricardo Costa Brizuela- 

 ..."todo en el universo tiene el potencial de ser arte"... 

(R) – No podría describir con exactitud la sensación que me produce iniciar este diálogo; quizás por los recuerdos compartidos, quizás por otros motivos que desconozco, no sé bien cómo empezar aunque sin embargo toda interrogación y más si es hacia la persona propia conlleva un comienzo en su vientre… Pedro, ¿cuándo comenzó tu camino en la música?

(P) – Qué buena buena pregunta, sobre todo viniendo de alguien que presenció parte de mi crecimiento. Considero que mi camino en la música empezó antes de lo que mi memoria permite recordar. Yo me crié con música (principalmente Queen y los Beatles), por lo que siempre estuvo en mí como una parte de mi vida. Pero no fue hasta la edad aproximada de 11 años que, copiando -literalmente- a mi hermano, empecé a tocar la guitarra.

(R) – Todo un tema este de los hermanos mayores, de sus influencias, las alegrías, las peleas (risas)… pero es cierto que no suelen pasar desapercibido en la vida de “nosotros” los hermanos menores. El punto que se desprende acá es tomar conciencia entones de la responsabilidad de ser hermano mayor, no? Decime, y volviendo al tema musical también, ¿te sentís responsable por tu obra cuando estás sobre un escenario o cuando escuchás tus temas ya editados? Es decir, es muy interesante pensar en cómo influye en el otro el quehacer de cada uno, no?

(P) – Yo creo que es muy interesante ver cómo la obra de uno influye al otro, ver sus reacciones, conocer sus opiniones, etc. Pero trato de no pensar en eso al momento de crear. Últimamente estoy con la premisa de hacer algo que a mí realmente me guste, sin pensar (y mucho menos predecir) cómo va a reaccionar el que lo escuche. Trato de focalizarme en mi propia reacción; qué es lo que me pasa a mí cuando escucho lo que hice. Si a mí me gustó lo que hice, entonces ahí sí me interesa mostrarlo y conocer la opinión de los demás.

(R) – Y sí, creo es la condición básica el sostener la fidelidad y la sinceridad expresiva para con uno mismo; sino es insostenible poder transmitir algo a los demás. Volviendo a los temas consanguíneos… (risas)… ¿cómo es la relación con aquél que ofició de inspirador y modelo hoy en día cuando te ve convertido en un músico con todas las letras? ¿cómo lo vive tu familia?

(P) - La relación en cuanto a la música es muy madura. Nos respetamos mucho las opiniones y también las buscamos. Nunca desarrollamos (todavía) una relación de producción, es decir, nunca hicimos nada juntos. Nos recomendamos mucha música. Mi familia trata de vivirlo de la misma forma que lo haría si hubiésemos elegido una carrera más convencional; nos apoyan en todo, aunque está claro que les habría gustado mucho más tener un médico en la casa … (risas)…

(R) – Qué bueno es eso, contar con el apoyo familiar… Decime Pedro, ¿están grabando ahora el segundo disco si no tengo mal entendido, no?

(P) - Estamos componiendo el segundo disco, demeando temas para después tener los suficientes como para elegir los que van a quedar para grabar.

(R) – ¿Y hay un criterio unificador desde el vamos o una vez que están todos los temas buscan cómo enlazarlos y darles una estética particular durante la grabación? O sea, ¿cómo es el proceso de trabajo completo? ¿Qué han encontrado como guía y/o como obstáculo durante la grabación del primer disco?

(P) - No hay un criterio unificador impuesto. Nosotros hacemos canciones, y la relación que se da entre ellas en una determinada época de nuestra carrera es casi natural; de todas formas, hay una idea de cómo queremos que suene el disco, del color que le queremos dar. Lo que yo saco de la grabación del primer disco es la experiencia, que de alguna forma va a hacer que yo esté más firme en cuanto a que el producto sea algo que realmente me conforme. Creo que la grabación de un primer álbum sirve para sacarte ese miedo y esa mística que existe en cuanto a la grabación de un disco, y sobre todo para sacarte de encima todas las canciones con las que venías trabajando desde el comienzo de la banda. Pero un segundo disco tiene que ser mucho más pulido, más trabajado, más pretencioso y, sobre todo, mejor que el primero.

(R)- Justamente eso daría cuenta del crecimiento; si el producto segundo es igual a primero estaríamos en la línea de la repetición y si éste encima decae en su calidad… ni hablar… ¿De dónde sale el nombre “ese perro”? Contame un poco sobre tus compañeros de trabajo…

(P) - Mis compañeros de trabajo se conocieron y formaron a la banda mucho antes de que yo naciera.. (risas), no; mucho antes de que yo los conociera a ellos. En determinado momento incorporaron a Rocco y él, cuando se fue el cantante y Bruno (actual cantante) pasó a tomar su lugar, me recomendó a mí para cubrir el espacio que dejaba Bruno atrás (que antes de pasar a cantar era el guitarrista). El nombre no tiene ninguna historia loca o divertida detrás, es simplemente algo que surgió del grupo de amigos en el momento en que le tenían que poner nombre a lo que estaban haciendo, y quedó ese más que nada por su valor estético y su "neutralidad" en cuanto a un estilo. Es decir, no remite a ningún estilo musical en particular. -

(R)- ¿Qué te inspira a la hora de componer? ¿Cuáles son tus referentes? Es decir, más allá de la subjetividad y singularidad, se van filtrando durante el acto creativo diversos esbozos de retazos de esos otros que nos han influenciado… ¿a quién te has encomendado a la hora de crear sin querer queriendo?

(P) - En cuanto a la inspiración, yo creo que pasa por las ganas. La inspiración es tener ganas de sentarte y empezar a bajar algo, lo que sea, sin importar lo "hecho" o "simple" que suene. Y de ahí te vas quedando con cosas que, con el correr del tiempo, no te aburren. Con respecto a los referentes, no puedo dejar de mencionar a Radiohead como una figura muy importante. Creo que de alguna manera (y junto con otras bandas) marcó un cambio en mí hace varios años. Pero más allá de ellos, se podría decir que estoy escuchando 2 "estilos" en este momento: uno que pasa más por lo acústico, lo "guitarrero", lo armónico, y otro que pasa más por lo electrónico, ya sea canciones simples y minimalistas o complejas e intrincadas, aunque una constante en todo lo que escucho creo que es la melancolía. Pero mi idea es fusionar todo eso en un trabajo con sonido moderno e internacional, y que sea bailable. Porque el objetivo de la música, en mi opinión, es hacerte mover; en cualquier sentido.

(R) – Yo lo concibo en términos de conmover… tal cual… y con el detalle del reconocimiento de que ya no será igual o lo mismo después de ese movimiento. A veces me considero un personaje extraño pero confieso que hay artistas o situaciones que me conmueven a tal punto que después (o durante) la escucha o la obra cobra otro sentido la cotidianeidad que me rodea; es decir, más allá del cambio anímico lo que no es poco, he vivido instancias en las que lo cotidiano se vio modificado en su lectura luego de una canción o un poema o una fotografía, etc. ¿Y con las demás disciplinas artísticas cómo te llevás? ¿Qué te llama como espectador?

(P) - Con otras disciplinas más "convencionales" no estoy tan involucrado como con la música, pero desde ya no dejan de conmoverme películas, fotos, cuadros, algunos en mayor y otros en menor medida. Para cerrar la idea, igualmente, yo creo que todo en el universo tiene el potencial de ser "arte", solamente depende de apreciación de una persona.

(R) – ¿Esa persona sería el espectador o el autor?

(P) - Una mesa es una mesa desde que hay al menos una persona que así la identifica: las cosas no son por sí solas, sino que son en la mente de quien las percibe; la mesa no es mesa por sí sola, es mesa en mi representación de la realidad. De la misma forma, una obra de arte es tal desde que hay una persona que así la considera. Y la persona a la que me refiero es el espectador, teniendo en cuenta que un autor también es un espectador.

(R) - ¿Y en este sentido, como espectador, son más o menos crítico para con vos mismo? ¿Cómo manejás la crítica de los demás para con tu obra? ¿Sos receloso de ella?

(P) – Soy una persona muy influida por la opinión de los demás acerca de sí; siempre fue algo que me importó, porque soy una persona muy insegura. Pero el arte, y sobre todo la música, es uno de los lugares en donde más cómodo y seguro estoy. Por lo tanto no soy tan vulnerable a las críticas, pero no dejan de importarme. Porque, si bien todo lo que hago lo hago para que a mí me guste y me deje conforme (sin pensar en si a la gente pueda gustarle o no), lo ideal es que eso lo hago y me gusta que le guste a la mayor cantidad de gente posible.

(R) – Es la idea básica, no? Sigo pensando en eso de que sólo podemos pensar el arte en función de lo que se transfiere, de la conexión y para ello se necesita un destinatario que resignifique la obra y la termine otorgándole sentido. Y acá lo social, a su vez, cobra otro valor también. ¿Cómo ves a la sociedad argentina en relación a la música y a su música? ¿Qué diferencias encontraste con en el resto de Latinoamérica? ¿Cómo les fue en la gira, dónde estuvieron?

(P) – Cuántas preguntas!, (risas)... Estuvimos en Argentina, Chile, Perú y Ecuador. Nos encontramos con que hay mucha movida surgiendo, chicos con ganas de hacer cosas modernas, pero creo que aún les falta tiempo de desarrollo. Todavía hay mucho cover, o mucho tema en inglés; y creo que en ese sentido falta un poco de identidad, pero que de a poco se va a ir formando. La pasamos súper bien y conocimos mucha gente interesante. Nos encontramos con que la música (y arte, en general) de Argentina está muy bien vista en el resto de Latinoamérica. Nos respetan mucho y admiran a nuestros mejores artistas. Y también me parece que lo que está pasando acá es muy interesante. Hay varias bandas nuevas buenas, muchas de las cuales tenemos la suerte de conocer, que están llevando el "rock nacional" a nuevos horizontes y sonidos; o, mejor aún, erradicando finalmente ese espantoso y encapsulante término.

(R) – ¿Qué es eso que causa espanto? -

(P) - La discriminación y segregación musical. Prefiero llamarlo música en español, si es que es necesario etiquetarlo. Es ese ridículo orgullo argentino y esa necesidad de diferenciarnos que tenemos, me parece.

(R) – La argentinidad al palo, pero con viagra… (risas)… decime, ¿cuál es el show que más recordás y por qué? ¿Qué lugar de la gira no pudiste olvidar?

(P) - Como lugar que no haya podido olvidar, creo que todos. Cada uno surge en la memoria en diferentes momentos. Perú y Ecuador son muy lindos. En este momento, no sé por qué, extraño Quito. Tenía algo fresco (hablando del clima) y gris que me gustaba mucho. Creo que el show que más recuerdo es el de Arequipa (Perú). En realidad, los 2: el de la ida y el de la vuelta. Lo que pasa con ese lugar es que tuvimos una respuesta del público particularmente intensa. Parece que les gustó mucho nuestra música, y cuando volvimos y tocamos por segunda vez la gente ya se sabía todas las canciones. Fue muy bueno.

(R) – Me alegro, me imagino que como grupo fue una experiencia distintiva. Bien, Pedro me parece que es el momento para que sigamos con nuestros recorridos; realmente disfruté mucho esta estación, espero que nos volvamos a cruzar y te agradezco y deseo de corazón –y sabés que así es – con sinceridad, que haya muchos más caminos para recorrer en tu futuro artístico y personal.

(P) - Gracias Richard, me acordé de cuando en el colegio lo único que mínimamente me interesaba hacer era poner el sonido en los actos, y cuando vos me sacabas del aula para que lo hiciera…

(R) – (risas)… yo tengo cientos de recuerdos de esa época; que bueno… la verdad fue doblemente gratificante compartir este diván, me quedo pensando en eso de vernos crecer y de cómo cada quién ha de seguir un camino, a veces más, otras menos, consciente de lo que elige a cada paso…

 Fuente: http://www.actualidadartistica.com.ar/2012/10/al-divan-con-pedro-devoto.html?q=pedro+devoto

sábado, 13 de octubre de 2012

Al diván con Jean Carlos Lagos Torres

Al diván con Jean Carlos Lagos Torres 
-por Ricardo Costa Brizuela- 

 ..."para ser artistas hay que perder el miedo al ridículo"... 

(R) - Bueno Jean Carlos, siempre es un placer hablar con vos, hoy quería que me cuentes acerca del proceso creativo que implicó la realización del cortometraje “Letras de Sangre”. Es decir, ¿cómo nació este proyecto?

(J) - Yo venía desde hacía tiempo con la idea de hacer un cortometraje. Por esa época había escrito pocas cosas, y mis conocimientos técnicos eran muy escasos. Les dije a unos amigos estudiantes de comunicación que tenía una historia sobre un chico enamorado de su hermana, y a ellos les pareció muy interesante. Con Juan José Aristizábal y Diana Prieto nos sentamos a desarrollar la idea, decidimos irnos hacia el thriller, agregarle sexo, un poco más de morbo, y así fue naciendo 'Letras de Sangre'. Semanas después se unió Carlos Durango al proyecto, quien tenía experiencia en manejo de cámaras e iluminación, y con él rodamos el corto. Fue algo rápido, rodamos en una sola jornada, y con muy pocos recursos. Es un proyecto que quiero mucho, porque fue como un despertar para mí, me hizo dar cuenta de que el cine era lo que quería hacer el resto de mi vida.

(R) - Hasta que la muerte los separe (risas)… ¿y actualmente?

(J) - Actualmente sigo escribiendo, me gusta mucho leer y ver cine. Estoy escribiendo mi primer guión de largometraje, es una historia de terror psicológico. En Colombia apenas se está empezando a hacer cine de género, y espero hacer parte de eso muy pronto.

(R) -¿Y a quién tomás como referencia? ¿Qué directores te inspiran?

(J) - Yo siempre he pensado que el cine es algo para el público, es arte, pero también es entretenimiento. Me siento orgulloso de decir que 'Terminator 2' y 'Alien el Octavo Pasajero' están en mi lista de mis diez películas favoritas. Así que me inspiran directores como James Cameron, Ridley Scott, David Cronenberg. Eso también depende del género sobre el que esté escribiendo en el momento. Por ahora, estoy absorbiendo mucho del cine de Argento, de David Fincher, del grandioso Alfred Hitchcock, de Brian de Palma. Me gusta estudiar sus propuestas, sus fetiches, explorar sus mentes retorcidas.

(R) - (risas)… ¿Y no has pensado estudiar psicología?

(J) - Alguna vez lo consideré, pero creo que me habrían echado el primer día (risas)…

(R) - Seguramente… (risas)… Pero igualmente, ahora en serio, el creador de personajes cuenta con esa mirada analítica de ciertos perfiles de personalidad o patrones de conductas… Dostoievsky hacía unos personajes tan reales, con su propia psicología… ¿Cómo componés tus personajes?

(J) - Antes de ubicar a los personajes, parto de una situación que viene a ser la premisa de la historia. Los personajes están ubicados en un contexto, cada uno tiene su historia, han vivido muchas experiencias para ser lo que son. A mis personajes les doy a cada uno un trato especial, como si fueran hijos, me los imagino cómo son, cómo hablan, cómo caminan, qué les gusta y qué no, los relaciono, les pongo sus nombres. Nunca los juzgo, y busco darle peso a sus razones, por más absurdas que sean. Más de una vez me he sorprendido leyendo en voz alta los diálogos de algún personaje. Y es así, uno se encariña con ellos, los hace parte de su vida. He sufrido con varios de ellos cuando los he tenido que matar o cuando les suceden cosas horribles. Es parte de la creación, uno es el instrumento para que ellos puedan vivir. Ellos me hacen reír y me han hecho llorar, son parte de mí, son mis hijos. hace poco, con la muerte de uno de los personajes, cuando estaba describiendo su muerte (una muerte lenta y muy dolorosa) dije: "¡Ya te moriste, hijo de puta!" Al terminar esa escena me quedé en un estado catatónico, y minutos después me eché a llorar, y me acosté a dormir muy triste esa noche. Es difícil cuando se van.

(R) - Seguro, es difícil perder a un ser querido…

(J) - Lo mínimo que uno puede hacer por ellos es hacer que se vayan con dignidad.

(R) - (risas)… raro cuando viene de alguien que suele torturar y destripar a los suyos (risas)… pero es llamativo también esto de la cultura que orbita los ritos funerarios, hay una película japonesa que se traduce al castellano como “Despedidas” muy interesante… y, cambiando de tema, o no tanto… ¿qué disfrutás leer?

(J) - Me gusta leer novelas de suspenso por lo general. Pero también siento una gran fascinación por los relatos negros, de humor ácido (es uno de los detalles que define mi forma de ser). Amo leer sobre experiencias duras de vida, hechos impactantes, mentes perturbadas. Y he de confesar que siento una atracción por lo nostálgico, lo poético, lo romántico.

(R) - Y qué humorista te seduce? Acá en Argentina está Alfredo Casero que es de lo mejor en estos últimos tiempo… un humor absurdo, inteligente… de la escuela de Benny Hill pero versión porteña. Te lo recomiendo.

(J) - Hace unos pocos años conocí a Les Luthiers y me parecieron unos tipos geniales, un humor inteligente, satírico. Aquí en Colombia muchos humoristas recurren a la realidad política y social, es una manera de ponerle una cara amable a las cosas negativas que suceden, y eso me gusta, que aprendamos a reírnos de nosotros mismos.

(R) - Seguro, la risa, el humor y sobretodo la autocrítica desde el humor, o sea, el reírse de uno mismo es indicador de salud… seguro los Les Luthiers son asombrosos, muy creativos y además un humor accesible para los adultos por su contenido crítico y para toda la familia porque no recurre a lo obsceno, o sea, no hace falta poner una mujer semidesnuda para generar audiencia o no se jactan de ridiculizar un género o un rol social para divertir…

(J) - Los seres humanos nos hemos condicionado a sentir vergüenza por todo, nos da vergüenza hacer un poco el ridículo, nos da vergüenza que nos vean desaliñados... Creo que para que nos aceptemos hay que perder la vergüenza de ser, y mostrarnos más como somos. Y eso también está en el arte, para ser artistas hay que perder el miedo al ridículo, y desnudarse ante el mundo por medio de su obra, el artista no puede tener pudor.

(R) - Bien, entonces ya que estamos entre desvergonzados, decime… (risas) ¿qué cosas sí te dan pudor? ¿cuáles te asustan?

(J) - Veamos... tengo miedo a no vivir con miedo, tengo miedo a no vivir con ansiedad... Algo que me aterra es la idea de despertarme una mañana sin tener un propósito. ¿Pudor? Todos tenemos algo, hasta los más desvergonzados. Algo hay que dejar para el silencio. El misterio siempre es atractivo. 

(R) - Y el silencio es tan esencial para la vida en todo sentido… y claro está, que en el mundo de las artes se lo cuida más que en otros ámbitos, no? Al menos así lo considero yo… ¿cómo es tu relación con el silencio?

(J) - El silencio es vital en lo que hago, no concibo una vida sin la compañía del silencio. El ruido es necesario, hay que sentir que hay vida alrededor de nosotros, que el mundo se mueve, pero qué bueno es encontrar un momento en el que haces que el mundo se detenga, donde sólo esté uno. El silencio no es sólo silencio, es intimidad, conexión con uno mismo.

(R) - Y con el otro. ¿De qué otras maneras te conectás contigo? Y por cierto, ¿cuál es tu opinión sobre los nuevos modos de “conectarse”, como por ejemplo, las redes sociales?

(J) - Creo que el día que no me sienta conectado conmigo mismo, no valdrá la pena vivir jajaja Estar conectado con uno mismo es estar comprometido con sus propios deseos, sus propias metas, cuando haces lo que te gusta.

(R) -¿Y en relación a las redes sociales, cuál es tu opinión?

(J) - Las redes sociales marcaron un cambio en la forma de relacionarse, no son ni malas ni buenas, todo depende del uso que les des. He visto lo más extremo, y es que personas que están en una misma casa se comunican por el BBM para no irrumpir en el espacio del otro. Es una locura. Sin embargo, pienso que han generado cambios muy positivos, y es que si no fuera por las redes sociales no estaría dando esta entrevista, y nunca me habría cruzado con personas tan maravillosas, que compartieran mis gustos y objetivos.

(R) - Eso dalo por hecho, el problema está en el uso de la herramienta y no en la herramienta en sí. Volviendo al tema que nos ha convocado… ¿qué me podés decir del elenco de “Letras de sangre”? Contame un poco sobre ellos…

(J) - Pues Diana y Juan, cada uno en sus proyectos, tratamos de mantenernos actualizados de qué hace el otro y en lo posible nos ayudamos. Diana fundó Loschen Media, una empresa de publicidad. Y bueno... cada uno en la lucha por su propio sueño. Hacer arte no es nada fácil, el trabajo es muy subvalorado y es necesario apoyarnos entre todos.

(R) - Claro, es mejor cazar en manada… (risas)…

(J) – (risas) Exacto!

(R) -¿Y la instancia del galardón o del reconocimiento cómo llegó? ¿Qué sentiste al respecto?

(J) - Habíamos trabajado el corto con las uñas y con lo poco que sabíamos de cine, la influencia de nuestras películas favoritas. Quisimos acercanos al suspenso, y partimos del drama de una chica que se siente agobiada y paranoica por la sobreprotección de su hermano. La verdad no teníamos esperanzas de ganarnos nada pues habían muchas fallas de producción, y fue una gran sorpresa ganarnos el concurso de cortos universitarios. Fue en ese momento en que me dí cuenta de que tenía que seguir haciendo trabajos y luchar por hacer cine algún día, me sentía satisfecho como nunca antes, fue muy emocionante.

(R) - Pues entonces se ha abierto una puerta…

(J) - Por fortuna, algunas puertas se han abierto. Y agradezco a quienes me han ayudado a abrirlas, porque ha sido duro.

(R) - Pues, creo que es hora de ir cerrando esta puerta para que otras, simultáneamente, se puedan abrir… decime Jean Carlos, ¿si tuvieras que entrevistar a tres artistas, quiénes serían y qué les preguntarías?

(J) - Complicada esa pregunta... Bueno... a H.R. Giger le preguntaría de qué universo recóndito de su mente sale lo que representa en sus obras, a Matt Groening le preguntaría porqué dañó 'Los Simpsons' y a Clive Barker le preguntaría de dónde saca tanta genialidad.

(R) -¿Y cuáles serían las respuestas posibles según tu criterio?

(J) - No me atrevería a dar una suposición respecto a la primera y la tercera. Y lo de Matt Groening... creo que me respondería que sólo quería hacer dinero y que la basura de unos es el tesoro de otros, algo así.

(R) - (risas)… puede ser… bueno Jean Carlos creo es momento de dejar un espacio para que el silencio haga su trabajo… fue un placer, siempre lo es…

(J) - Muchas gracias, Papo. Siempre es bueno compartir.

(R) – Gracias a vos.

 Fuente: http://www.actualidadartistica.com.ar/2012/10/al-divan-con-jean-carlos-lagos-torres.html

lunes, 24 de septiembre de 2012

Al diván con Alexis Cuzme

Al diván con Alexis Cuzme 
-por Ricardo Costa Brizuela- 

..."Escribo en torno a la violencia urbana para reclamar ante ella"... 

 Ricardo- Ante todo, gracias por tu tiempo Alexis, estuve estos días pensando acerca de qué temas tocar o qué preguntarte y eran varios los puntos que se desprendían. Hace pocos días atrás se ha realizado el Segundo Festival Latinoamericano de Poesía Sumpavive donde ibas a presentar tu reciente trabajo titulado “Trilogía de la carne”. ¿Qué ha sucedido? Sé que muchos de tus lectores estaban esperando dicha presentación.

 Alexis- Bueno, lamentablemente por problemas personales de última hora no pude asistir al Sumpavive y menos presentar el Trilogía en este escenario, pero te puedo decir que la primera (y hasta ahora la presentación oficial realizada en Guayaquil, en la Feria del Libro, Expolibro 2012, en julio) creó mucha expectativa entre los lectores. Se ha entendido el sentido carnal de la obra desde sus tres perspectivas. Aunque los lectores se suelen identificar más con la parte violenta de la obra. La violencia urbana y su imperio de terror. Sin embargo la ausencia en el Sumpavive no ha sido impedimento para que muchos hermanos de la palabra hayan tenido un acercamiento previo con el libro.

 Ricardo- ¿Considerás que habría una estética de la violencia? ¿No sería promover, desde cierto sentido, que ésta se siga reproduciendo a nivel social? ¿Cabría pensar en arte al servicio del sufrimiento?

Alexis- Digamos que la violencia, en espacios geográficos determinados como mi ciudad, me ha moldeado a retratar una realidad que está ahí, que convive junto a nosotros, que existe desde los medios de comunicación y sus espacios sensacionalistas, que se arrulla en el desconsuelo de familias heridas, que le da la espalda a la otra realidad: la turística, la socialmente pasiva. Entonces, esta violencia, en cierta medida ha servido para configurar mi poesía: una que recurre a la violencia, que respira violencia, que contempla violencia, pero sobre todo que teme a la violencia circundante. No creo que mi poesía pueda influenciar negativamente al lector, sobre todo cuando sus personajes no son victimarios, sino víctimas o testigos. Escribo en torno a la violencia urbana para reclamar ante ella, para revelar un retrato más real de la vida. Y tal y como lo hace la prensa, y su despliegue sangriento de hechos de actualidad, mi poesía busca ser ese canal crudo y sanguinolento que contrariamente a todo sufrimiento de por medio, se volvió una bofetada salvaje al entorno.

Ricardo- Y ahí se abre la brecha a pensar el arte como mecanismo de defensa justamente, totalmente de acuerdo con eso y, paralelamente, concebirlo como una herramienta de lucha, de reclamo, un modo de exigir cambios… La mayoría de la gente que estoy entrevistando concuerda con ello también. ¿Habría algo más liberador que el arte?

Alexis- Pues la verdad es que todo escritor ve en sus personajes (en este caso en la voz poética representativa) un alter ego distorsionado en su realidad. De que libera, lo hace. Aunque no necesariamente la escritura y la poesía se trata de una terapia, lo fuera cuando se escribiera sin filtro, más cuando hay trabajo de por medio, todo cambia.

Ricardo- Entonces pensarías al surrealismo, donde la técnica era la no censura, más del lado de un acto terapéutico que creativo? Cuáles son los parámetros que destacan el oficio de un escritor? ¿Cuál sería el límite entre catarsis y poesía? Creo que te estoy apabullando de preguntas… (risas)… es que es un tema tan interesante que hablo y pregunto mientras que pienso en voz alta…

Alexis- Estoy convencido que la poesía es un arte catártico. Sin embargo lo rechazo como terapia. Es arte, no un canal para el regocijo, la paz o la ira. Más que surrealismo me enfocaría en un realismo sucio, donde los entornos -desde los cuales se escribe, reinterpreta- más ocultos brotan como mojones encandalizando a una sociedad aún pacata en su realidad dramática en extremo. Entonces el oficio del escritor y más el del poeta, es resistir, resistir en su poética, resistir en su mirada (aún cuando el presente lo invisibilice) resistir, crear y vivir, en este ciclo está la esencia, por lo menos para mí.

Ricardo - Tal cual, la resistencia por la subjetividad, resistir contra el borramiento de las diferencias… rescatar lo individual de la masificación que proponen los medios de comunicación… ¿en qué época y en qué ciudad te gustaría haber vivido?

Alexis- Indudablemente en los ochenta, en San Francisco de California. Haber sido parte del movimiento thrash metalero que empeza a gestarse. Haber estado en cada uno de los constantes y clandestinos conciertos que visibilizaron a muchas de las bandas más representativas del metal mundial. Pero me hubiera gustado estar en esa época no solo como espectador, si no como periodista, reportando cada acontecimiento. Hubiera sido reconfortante. Como notarás la música es parte esencial en mi obra, sobre todo el metal.

Ricardo- Creo que la música es parte esencial en la vida del hombre. A mí me hubiera haber sido parte de la movida de los finales de los ’60 principios de los ’70 en Londres; haber presenciado el recital de poesía en el Royal Albert Hall de junio del 1965, los inicios de Pink Floyd de la mano de Syd Barrett… contame Alexis ¿qué es Marfuz?

Alexis- Es el nombre del zine que fundé en el 2002, una revista que desde el inicio tuvo como propósito fusionar metal con literatura (aunque en casi todos los números lo que más ha destacado es la poesía). Diez años después de este anhelo creo que he logrado un producto -que si bien es cierto no circula en todos los espacios geográficos de mi país y aún no me ha encantado la idea de digitalizarlo para su alcance global- capaz de dar a conocer a músicos muchos escritores y viceversa. El oficio del escritor también volcado al del periodista rock metalero. Y en esto sigo.

Ricardo- ¿Qué te motiva a tanta búsqueda o a tanto empuje? ¿Cuáles son tus anhelos a futuro?

Alexis- Se busca que algo lo sobreviva a uno, y ese algo está en la literatura, sobre todo en la escritura. En volverse un medio que llegue historias, que así como gustan al autor logren en algún momento (puede ser ahora o después, descarto el pesimismo del nunca) calar en el lector. 

Ricardo- Contame, Alexis, me gustaría conocerte un poco más… ¿cómo ha sido tu infancia?

Alexis- La disfruté mucho, tuve la dicha de tener a mis padres aún juntos (a mis quince se separaron), y sobre todo la grata compañía de mi hermano. Nada fuera de lo común: un hogar, dos hijos, un modelo de familia proletaria con sus buenos y malos momentos. Me recuerdo revoltoso en el jardín, siendo el dolor de cabeza de mi profesora. Un poco tímido y silencioso. Algo dejado en los estudios. Pero no me quejo de ese pasado, lo recuerdo con alegría.

Ricardo- Qué bueno que así sea, me alegro por eso… ahora… ¿qué asignaturas eran tus preferidas? ¿cuáles fueron las que has padecido?

 Alexis- Tuve la dicha de que a mi padre le guste leer, por ello desde pequeño me encontré libros en la casa (no muchos y no tan interesantes) algunos de ocultismo, otros no tan aptos para un adolescente (recuerdo uno en particular: crónicas de cabareteras venezolanas). Libros que me incitaron a la lectura. Por ello en el colegio era el tipo raro que no hacía mucho deporte y que prefería andar rondando la biblioteca del plantel. Libros que me ayudaron a evadir el suplicio con las matemáticas.

Ricardo- (risas)… otro joven que se ha refugiado de la realidad en los libros… o podríamos pensar que leyendo uno se hace cargo de la realidad buscando otras versiones, aprendiendo de los que antes se han tomado el trabajo de dejar sus huellas para los pies extraviados del futuro… creo que ahí radica la cuestión de la trascendencia, de transferir un saber, tan subjetivo e inacabado, para que otros puedan contraponerlo al suyo y así promover un crecimiento…

Alexis- sabes que sí, por eso cuando un lector me escribe o me dice que en tal poema se ha visto reflejado (o por lo menos un fragmento de su pasado) sigo confirmando que aquel individualismo elegido no está en un camino errado.

Ricardo- Es que es, justamente, la voz del otro la que resignifica la obra de uno; la idea de obra abierta como la propone Umberto Eco entre otros por ejemplo, da cuenta de que existe esta multiplicidad de sentidos, tantos como espectadores o lectores… y cuando una de esos finales vuelve, por así decir, al iniciador de esto, o sea, al autor ahí se multiplica nuevamente la lectura del mismo o el sentido latente. Cada vez que he tenido una devolución sobre algunas de mis obras me encontré, sinceramente, además de inmensamente alegre, sorprendido por esta multiplicación. Es fascinante, inagotable, se retroalimenta una y otra vez la cadena de sentidos. Ahí radica lo artístico, eso es arte en sentido estricto para mí.

Alexis- Claro, y esto más allá de que uno, como escritor, diga ser un individualista desde su voz (quizás hasta oponiéndose a lo "correctamente" aceptado en su medio). Y, como dices, existe aquella retroalimentación con el lector, porque ese retrato que hayan en los textos de uno, no hace sino aferrarnos a la línea trazada y que se ha asumido como poética.

Ricardo- Seguro, seguiremos siendo animales sociales; el lenguaje nos ha hecho sujetos y el arte seguirá siendo un acto compartido, ahí está el secreto: que esto refuerza el acto de compartir. Así es Alexis, ha sido un placer compartir este rato contigo, espero que la hayas pasado bien, sé que quedan tantas cosas por decir… pero a veces hay que poner un punto final, justamente, para incluir al otro. 

Alexis- Gracias a ti por la oportunidad. Pocas veces una entrevista me recuerda mi infancia y adolescencia. Y aunque siempre escribimos del pasado, de aquel espacio temporal ya consumido, vamos reciclando este tiempo muerto en un círculo interminable.

Ricardo- Me alegro que haya sido así … 

Fuente: http://www.actualidadartistica.com.ar/2012/09/al-divan-con-alexis-cuzme.html?q=Alexis+cuzme

martes, 4 de septiembre de 2012

Al diván con Juan Secaira Velástegui

Al diván con Juan Secaira Velástegui 
 -por Ricardo Costa Brizuela- 

 “ el poema supera la intención incluso de su autor ” 


 Ricardo- Siempre consideré a la poesía una de las formas de expresión más transgresoras, elevando la condición humana, o bien, dando cuenta estrictamente de ella; el creador de metáforas, al desanudar la conexión lexical, quiebra los marcos referenciales establecidos e introduce una lógica que le es propia. Ahí me encuentro, intentando crear (entre metáforas). ¿Vos dónde te encontrás Juan?

Juan- Por ahí me encuentro, en la búsqueda incesante, de alguna postura desechando las poses y eludiendo cualquier pretensión para encontrar algún detalle, grandioso detalle, que permita vivir…

Ricardo- - Y la contracara de esta moneda es el encuentro, sin él la búsqueda no sería tal; una dualidad inseparable. ¿Cuándo decidiste dedicarte a escribir? ¿Cómo fue ese proceso de apertura y de entrega al mundo de la comunicación?

Juan- Fue una decisión tortuosa, laberíntica, siempre me gustó escribir, nunca me planteé publicar. Mi primer libro es un ensayo acerca de la cuentística de un escritor ecuatoriano marginado por la crítica, luego pasó algún tiempo para publicar mis libros de poesía. Y fue un proceso extenuante, nada fácil, pero también alegre y dispuesto a conocer y aprender, en una relación con la palabra esencialmente, aunque sabiendo que la literatura no es sólo leer libros, sino vivir experiencias, pero sólo por vivirlas, manteniendo o creando propuestas no poses. Y respecto a la comunicación, creo más bien que la poesía genera una especie de comunión, muchas veces contradictoria, que se aleja del efecto comunicacional más inmediato sin que eso signifique que no tenga valor.

Ricardo- Debo confesarte que no he leído mucho sobre autores ecuatorianos, ¿cuál me recomendarías? ¿Hay alguno que te haya influenciado?

Juan- Poetas... César Dávila Andrade, Jorge Carrera Andrade, Efráin Jara Idrovo, y de las nuevas generaciones hay algunos excelentes, la poesía por obvias razones y prejuicios no ha sido difundida pero hay textos realmente interesantes. A ti qué o a quién te gusta leer en poesía?

Ricardo- Dentro de la poesía argentina tomo como referentes a Juan Gelman, Hugo Mujica, Oliverio Girondo y a Alejandra Pizarnik; también hay grandes autores como Pessoa y Bukowski dentro de mis predilectos en habla no hispana… Roque Dalton también, y retomando esto que decías, o al menos insinuabas, de la relación entre la poesía, o el arte en general, y la política. ¿Considerás el arte como una herramienta de acción social?

Juan- Es complejo, a veces se cree eso pero se acaba folclorizando, limitando, aminorando una realidad social tan vasta, múltiple, cambiante; es jodido caer en la seudoautoridad de pensar que se sabe más porque se ha leído un poco más, eso ya de por sí desmembra la realidad y la simplifica, ahí el cuestionamiento, la duda no existen. Tal vez escribir, pintar, crear nomás lleve a la larga a significar algo en lo social siempre que se lo haga con todo, con locura y honestidad. Tú qué crees de lo que se llama "el artista comprometido"? Qué opinas, por ejemplo, de Sábato?

Ricardo- Claro es el punto que subyace en lo inexorable la multiplicidad de lecturas que se desprenden de los fenómenos artísticos; acerca del compromiso podríamos desdoblarlo en lo estético, en lo social, en lo espiritual y, en estos términos, creo que cualquier opinión está tan sujeta a tantas variables que es difícil poder ser objetivo al hablar de alguien en particular. Por ejemplo, sobre Sábato, ya que me preguntas… te puedo decir que de él leí varias de sus novelas, realmente muy recomendables, y que como personaje público también fue influyente, tomando una posición singular ante las dictaduras militares y la política argentina en las décadas anteriores, sabrás del libro “Nunca más” por ejemplo… creo que todo artista comprometido, aunque no tenga la intención, hace política. Decime, Juan, ¿cómo te ves acá a diez años? ¿Qué te gustaría estar viendo para entonces? ¿Hacia dónde te proyectas?

Juan- Estupendo lo que dices, es como que, por ejemplo, el poema supera la intención incluso de su autor y puede instalarse en el imaginario colectivo desde muchos aristas. Sí, he leído a Sábato, sus ensayos también. Bueno, por distintos motivos y a riesgo de ser optimistas en estos momentos, je, je, creo que diez años es una cantidad descomunal para mí, pero al menos quisiera seguir escribiendo, seguir leyendo, intentando dejarme llevar, seguir con la emoción y el riesgo que implica eso, y conociendo, experimentando en la vida como si fuese un cuadro así siempre inacabado. Y me gustaría tener las fuerzas también para ver a mis hijos más grandes y dichosos, las fuerzas para continuar con estos diálogos tan bacanes y poder todavía sentirme vivo e incompleto.

Ricardo- Totalmente de acuerdo con esto último; la noción de incompletud y de vida van tan ligadas, siendo tan necesario comprender la finitud de las cosas, la no totalidad de las mismas, el deseo inagotable que motoriza y resignifica la existencia misma. Es justamente la falta de algo lo que posibilita que el mecanismo desiderativo se active. Juan, realmente me quedaría horas charlando con vos, pero todo tiene un fin como venimos postulando… ¿qué rescatás o remarcarías de tu obra?

Juan- Yo también me quedaría acá un montón de tiempo, la verdad muy bacán charlar contigo, rescataría el hecho mismo de seguir con la necesidad de la escritura, de la lectura, por fuera de cualquier imperativo social o económico, y bueno, por ahí algunos poemas, pero eso ya que mejor lo diga y lo sienta el lector en su momento. En serio ya se acaba esta charla?, si estaba empezando a coger confianza (risas)…

Ricardo- (risas) … Otra herramienta social interesante es el humor, o no? ¿Cuáles son las cosas que te hacen reír? ¿Qué te divierte?

Juan- La ironía en los textos, el absurdo de quienes creen que la literatura es para conseguir algo extra o para desligitimar y tachar a los otros, y otra clase de risa la dan los hijos, mis tres hijos y sus locuras tan vacías de pretensión, tan espontáneas. He leído algunos libros de poesía argentina contemporánea, me puedes decir alguien que te haya impresionado en el último tiempo?

Ricardo- - Hay dos autores, por suerte con vida aún, que son de mis predilectos, uno de ellos es Hugo Mujica y el otro es Juan Gelman; incluso de Juan Gelman tengo algunos discos y dvd’s en los que fusiona tango con poesía, hermoso… mientras él recita sus textos, hay músicos con bandoneones, por ejemplo, acompañándolo y creando climas con él. Es algo que recomiendo cada vez que tengo la oportunidad, si tenés interés, te recomiendo el trabajo que hace con Cesar Stroscio o con Rodolfo Mederos, son emocionantes. Dentro del humor, hay varios referentes también, pero concuerdo, nuevamente, en el punto del efecto producido por la espontaneidad de los hijos, el mío transita los siete años, y como él nadie me ha hecho reír hasta ahora. Debo confesarte que me agrada que menciones en reiteradas ocasiones a tu familia… ¿cómo han influencia ellos en tu obra?

Juan- Mucho, en el sentido de que mis padres me han apoyado siempre y nunca me han censurado nada de lo que escribo ni nada, y mi esposa y mis hijos me han apoyado muchísimo, con esa energía, yo creo que cuando tienes hijos no tienes por qué dejar de hacer lo que te apasiona, al contrario, creo que debes hacerlo con más fuerza, demostrar que eres papá pero también una persona con interéses y pasiones. La amistad también es importante para mí, yo suelo, inconscientemente creo, joder cuando me preguntan algo, molestar o ser muy crítico, pero es por molestar y también claro proque siento que hay alguna verdad en eso, entonces a veces tengo problemas, más que nada en silencio, je, je, porque somos una sociedad muy pegada al silencio entonces siento que hay que hablar, pero sin dejar la gratitud y la buena vibra. Esos poetas que nombras me gustan mucho, has leído a Juarroz, o al chileno Rojas?, de los más contemporáneos he leído y he conocido a María Eugenia López, a Julieta Lermann, grandes personas…

Ricardo- Sí, la poesía vertical de Juarróz es un propuesta interesantísima… pero rescato dos cuestiones de lo que acabas de decir, a saber, esto de ser una sociedad muy apegada al silencio y tu decisión de romperlo, justamente, de un modo estético es aún una propuesta más arriesgada, como por ejemplo a través de la poesía… y la noción de enseñar a tus hijos con el ejemplo, arremetiendo siempre alineado con el deseo de uno hacia estos intereses y pasiones que mencionas. Creo que no tengo nada más para agregar y sí mucho para seguir pensando de tus palabras; me siento felíz de ello y agradezco tu tiempo, son tantas las cosas que ahora resuenan en mi cabeza… (risas) sólo puedo decirte que será hasta pronto y ha sido un placer realmente, me quedo pensando y esperando a volver a hablar con vos en otra ocasión.

Juan- Gracias por esas palabras, cuando quieras seguimos charlando, para mí ha sido un honor hablar contigo.

Ricardo- Gracias. 


Fuente: http://www.actualidadartistica.com.ar/2012/09/al-divan-con-juan-secaira-velastegui.html?q=Juan+secaira