miércoles, 21 de noviembre de 2012

Al diván con Santiago Gutiez

Al diván con Santiago Gutiez 
-por Ricardo Costa Brizuela- 

 ..."No encuentro palabras que expresen lo que siento"... 


(R)- Bueno Santiago, hace años que nos conocemos, hemos compartido muchos momentos, varios muy felices, otros no tanto; y un día, tras años de silencio, como los niños que fuimos, en lugar de intercambiar figuritas en el patio del colegio, nos encontramos intercambiándonos fotografías. Pensar en un reencuentro mejor me resulta difícil de fantasear. ¿Qué quedó de ese niño que hoy se ha convertido en fotógrafo?

(S) - Muchas veces me pienso como un niño atrapado en el cuerpo de un adulto. Es mucho lo que aún queda de ese niño... capacidad para sorprenderme, curiosidad, pedacitos de inocencia... algo curioso, es que actualmente disfruto más de la compañía de un niño que de un adulto.

(R)- Te escuchaba y se me viene a la mente una serie de fotos tuyas, unos retratos hechos en Quitilipi en la provincia de Chaco. Me imagino que habrá sido una experiencia increíble…

(S) - Si, realmente una experiencia increíble e inolvidable; esos niños tienen tanto amor para dar.. y eso se siente! Uno siempre termina recibiendo más de lo que fue a dar… y pensar que, materialmente hablando, tienen tan poco, y a veces nada... y nosotros acá quejándonos por estupideces. Creo que todos los adultos tenemos mucho que aprender de los niños.

(R)- ¿Cómo llegaste ahí?

(S) - Llegue a través del colegio Manuel Belgrano, donde hace más de 20 años, el profesor Eduardo Assenato empezó con esta campaña solidaria para apadrinar escuelas rurales en Quitilipi, Chaco. - 

(R)- Qué bueno, poder enlazar un acto solidario con lo creativo de uno, me imagino que te cambia la cabeza totalmente… ¿Cómo definirías tu búsqueda como artista? ¿Qué es lo que te mueve a la hora de fotografiar?

(S) - En realidad no busco nada. Intento fluir con el momento, conectarme con lo que está pasando. Después llegan los resultados, que a veces me gustan y a veces no. A la hora de fotografiar, lo que me mueve son las miradas, esos paisajes que te quitan el aliento, patrones o colores inusuales. No encuentro palabras que expresen lo que siento en esos momentos. Es algo mágico.

(R)- Seguramente así sea, y por eso elegís plasmarlo en imágenes… y si tuvieras que elegir palabras, ¿cuál serían?

(S) - Amor, compasión, gratitud, respeto, humildad, entrega, altruismo - (R)- Palabras mayores… contame Santiago, si pudieran elegir… ¿qué te gustaría fotografiar? ¿Cuál sería tu foto ideal? - (S) - Niños y lugares! Niños en un bello paisaje sería la foto ideal! Ya va a llegar la oportunidad. - (R)- ¿Llegan o se encuentran las oportunidades?

(S) - Qué buena pregunta! Creo que las oportunidades siempre llegan. A veces llegan camufladas y hay que saber descubrirlas o encontrarlas.

(R)- También entraría la suerte en juego… como la propuesta inicial de “Match Point” de Woody Allen -de quién me confieso admirador - donde aún está la pelota de tenis en el aire, con esa carga de incertidumbre, suspenso, azar… las ganas, los miedos, todos sobrevolando con ella… y todo condensado bajo el nombre de “destino”. El punto radica en mantener presente que, más allá de todo lo que nos sucede, la vida en sí es un juego. ¿Qué te gusta del séptimo arte?

(S)- Me gustan mucho las comedias. Me gusta reir! No tengo favoritos. También me gustan las películas que dejen un mensaje o enseñanza y puedo decir que no me atrae el cine pochoclero (risas)…

(R) - Contame Santiago, ¿en qué proyecto te has embarcado recientemente?

(S)- Estoy embarcado en el proyecto de conocer lo más profundo de mi mismo, a través de plantas sagradas. Hace unos meses comencé a participar en ruedas de ayahuasca con el fin de conocerme, sanar miedos y aprender a amar sin condiciones. La planta es sabia. Te muestra exactamente eso que debes superar, o lo que tenés que aprender, o lo que tenés que soltar. Cada toma es diferente, pero en general puedo decirte que es una experiencia muy intensa, muy reveladora. Hay un antes y un después de la ayahuasca.

(R)- ¿Y cómo has llegado a ese puerto?

(J) - Te referís a cómo llegué a la ayahuasca o a cómo llegue al puerto de mi interior?

(R)- A ambos…

(S) - Llegué a la ayahuasca a través de un conocido que me contó de su experiencia. Me sentí atraído por lo que me contaba y decidí probar. La primera vez que intenté contactarlos, hace ya dos años, no obtuve respuesta. Entendí que no era el momento. A principios de este año nuevamente surgió la idea y esta vez sí hubo respuesta. Con respecto al viaje interno: A veces el barco se mueve mucho... y parece que va a hundirse. Pero después de la tormenta siempre sale el sol, todo pasa, siempre. La planta a veces muestra cosas que no son muy lindas y son justamente esas cosas las que nos traen la información que necesitamos para crecer, para evolucionar.

(R)- Gran consuelo, saber que todo tiene un final. Lamentablemente las sociedades modernas han tomado como algo negativo la finitud del cuerpo, de las cosas, etc., pareciera que se focaliza en anhelar algo infinito, ilimitado… por ejemplo ayer vi una publicidad de una compañía telefónica con la voz del ex saxofonista de Sumo (una de mis bandas preferidas del ámbito local) y me sentí, realmente, atormentado, agobiado, como si una ametralladora hubiera descargado su miseria en mi cuerpo… lógicamente el slogan alude a que todo es ilimitado, haciendo una apología a una omnipresente comunicación, un discurso tan invasivo, tan arrollador, al punto de quedarme quieto y decirme para mis adentros “qué lástima que así se viva”. Y, por otro lado, surgen contrapropuestas como la que vos comentás o de culturas orientales que hasta hace poco tiempo eran miradas de reojo, como el yoga, el reiki, la meditación, etc… ¿pensás que es otra parte, otra faceta de este postmodernismo consumista que ha expandidos sus manifestaciones en torno a las posibilidades que implica la globalización; o que son propuestas sinceras para evitar tanto plástico y smog en nuestras almas?

(S) - Creo que hay un poco de ambas. Tenés propuestas sinceras y otras que sólo buscan más consumismo. Igualmente, sin importar la intención de quien ofrece estas propuestas, creo que son muy beneficiosas para el ser humano.

(R)- Y sí, donde prima el estrés y el maltrato (sobre todo verbal) un poco de silencio, de pausa, de escucha afectiva, de relajación puede ser la llave para el crecimiento espiritual, familiar y hasta profesional de una persona. Lejos estamos, igualmente, de armonizar e instaurar ciertos modos a nivel macro. ¿Cómo ves las políticas actuales en función de la calidad de vida?

(S) - La verdad que no sé nada ni me interesa la política. No leo diarios ni veo noticieros. Lo poco que se es por los comentarios que escucho de amigos o compañeros de trabajo. No puedo opinar sin conocimiento. Lo que sí creo es que la mayoría de los políticos actuales están solo interesados en el poder y en su propio beneficio. Siendo esta la situación, dudo mucho que la política actual pueda aportar mejoras para la sociedad.

(R)- Igualmente hay de todo, creo que podríamos caer en algún prejuicio al generalizar a “todos” los políticos, es decir, coincido que la mayoría están sólo interesados en su progreso digamos, pero hay partidos con propuestas ecológicas muy interesantes por ejemplo… creo que la gente está tomando conciencia en cierta medida y eso es un buen síntoma… sólo con compromiso e instrucción se podrán tomar decisiones acertadas. Creo que la gente se debería comprometer más con la política y participar más alzando sus propuestas y celebrando siempre la diversidad de opiniones y posiciones ante cada situación en pos de un efectivo cambio positivo. Decime, ¿acaso tu fotografía no invita a esa toma de conciencia también? Recordaba nuevamente las fotos de los niños del Chaco…

(S) - Es cierto! Nunca fue una idea que me haya planteado conscientemente, pero sí. La invitación que si me gustaría hacerles a todos los seres es a que se conecten con su esencia, que sigan a su corazón, a su intuición. Los paradigmas están cambiando, se viene una nueva etapa para la humanidad. Amor, compasión, respeto, entrega. Esos son los valores de los nuevos tiempos. En esencia todos somos iguales, todos somos uno con la Pacha!

(R)- Totalmente de acuerdo, y creo que cualquier palabra después de esto está de más, así que me despido, por ahora, y me quedo pensando acerca de lo que charlamos… gracias Santiago y será hasta pronto…

(S) - Muchas gracias a vos Ricardo! Hasta pronto!

Fuente: http://www.actualidadartistica.com.ar/2012/11/al-divan-con-santiago-gutiez.html

martes, 13 de noviembre de 2012

Al diván con Juan Martín Ferro

Al diván con Juan Martín Ferro 
-por Ricardo Costa Brizuela- 

…“Es triste que un artista tenga que pagar para mostrar lo que hace”… 


RICARDO- Juan, como dice Marta Zátonyi en su libro ““Arte y Creación. Los caminos de la estética”, libro que te recomiendo con sinceridad, toda obra artística se involucra, dice ella, profundamente con el tiempo y el espacio en que es gestada individualmente y colectivamente. Traigo esto porque no puede dejar de ver en tus fotos una fuerza social, por así decir, que me resuena en cada una de tus obras. ¿Qué habría de esto para vos?

JUAN- Coincido plenamente con Marta Zátonyi. Siempre tuve un fuerte interés en lo social. Me gusta retratar gente y transmitir lo que siento en ese instante. En el revelado también trato de darle forma a ese momento. Alec Soth dice "Encuadrar el mundo: Es tan importante lo que dejas fuera como lo que decides incluir. En fotografía solo dispones de un instante, y permites que los demás lo completen”. Maravilloso, no?

RICARDO- Ése instante? Sí, es maravilloso… y la vuelta a él, siendo el momento en que es resignificado, es un momento aún más sorprendente. El encuentro con la creación de uno abre una cadena casi ilimitada de sentidos, recuerdos, sensaciones... Y vos qué decís acerca de ese instante? Cómo elegís qué queda fuera y qué dentro?

JUAN- Ése instante es adrenalina. Porque veo ese momento...lo siento. "Es ahora", pienso. Y casi en una milésima de segundo tengo que encuadrar, hacer foco (o no, dependiendo lo que yo quiera mostrar) y obturar. Todo es una decisión. Todo tiene un por qué. Los colores, la saturación, los blancos y negros. Los focos. En fin...Pero a veces, me sale hasta sin pensar. En general, trato que no haya mucha información en los encuadres. Me gusta mucho recortar las imágenes y los personajes. Me parece que son las cosas que hacen diferente a una foto "normal".

RICARDO- ¿Hay algún fotógrafo que te gusta en particular? A mí me fascina el laburo que hace Lester Weiss, estéticamente me da vuelta…

JUAN- Mirá...por supuesto me gusta Bresson. Antoine D´agata, Martin Parr , pero hay un laburo de una fotógrafa argentina que me parece brillante; ella es Irina Werning y su trabajo “Back To The Future”.

RICARDO- Sí, es buenísima… propone un juego semántico muy interesante con las imágenes actuales y las del pasado de los personajes, cargado de esa emotividad y nostalgia, casi onírica, como toda mirada retrospectiva… ¿y por fuera de la fotografía, cuáles son tus referentes?

JUAN- Fuera de la fotografía, hay una sola persona que admiro y mucho. Es Luis Alberto Spinetta. Su música, sus letras y su forma de pensar formaron un ser increíble. Me provocó una profunda tristeza su muerte. Después de su desaparición, creo que el rock argentino tendría que aprender algo de lo que él hizo. Estamos huérfanos de buena música. Sin desmerecer, claro. Conozco muchísimos buenos músicos. Pero la desesperación por los éxitos y el dinero están haciendo que muchos abandonen o simplemente, se dediquen a tocar en bares que si no los seguís no los encontrás. Ojalá cambie. Soy optimista.

RICARDO- Qué desacreditado está el oficio del artista, más cuando recién inicia su carrera, que haya músicos que tengan que pagar para tocar, o escritores que sólo puedan publicar sus libros haciéndose cargo de los costos editoriales da cuenta que la cosa anda mal… y, paralelamente, tenés gente que sorbe hasta la última gota de sangre de aquellos que sí podrían ser redituables para la industria del arte. Creo que la “macdonalización” de la vida cotidiana no dejó a los artistas por fuera de sus víctimas…

JUAN- Claro que anda mal. Y hace rato. Es muy difícil vivir siendo artista. Te imaginás a un médico pagándole a su paciente para atenderlo, o a un abogado haciendo lo mismo con su cliente? Es triste que un artista tenga que pagar para mostrar lo que hace. También, me parece falta unión del lado del artista. Qué pasa si ningún músico paga para tocar? Es un tema muy complejo. Pero repito, si todos los artistas se unieran se podría luchar contra la "macdonalización".

RICARDO- Ni hablar, es una lástima que así sea; por eso, dejemos la cosa chatarra de lado y volvamos a asuntos más interesantes, al menos, gratificantes… me quedé con lo del Flaco, hace unos días me comentabas de una entrevista muy piola…

JUAN - Sí... (risas)...mejor pasemos a otro tema, como diría Andrés. Es una entrevista que le hacen Rosso y Gillespi a Luis Alberto Spinetta en su casa. Y de todas las notas que escuché que le hicieron al Flaco es donde más lo desnudan. Es una charla entre amigos. Luis era una persona con mucho humor. Un gran humor. Tenía una mente brillante. Hay una parte de la charla (interesantísima, por cierto) que habla sobre las identidades. El famoso "es nuestro John Lennon" refiriéndose a García, por ejemplo. Luis decía que es una falta de respeto hacia el músico. No loco! Charly es nuestro Charly. Punto Se acabó. También, habla sobre lo que charlábamos recién a cerca de la música comercial. Es muy interesante cómo expresa sus ideas. Muy claras. Es un tipo que nunca se vendió. Nunca tranzó con nadie ni nada. Siempre se mantuvo al margen del negocio, de lo comercial. Sería bueno que los músicos escucharan esta entrevista para que en el momento que están por venderse, no se “garquen” y se pongan fuertes. (risas)...no? Y finalmente, él estaba muy comprometido con lo social, viste. Ayudaba mucho a la Agrupación Conduciendo a Conciencia. También, habla sobre la sociedad argentina. El respeto entre nosotros. En fin...son 3 partes de 25 minutos cada una de una mente brillante.

RICARDO- Sí, y más allá del estilo de cada uno, o sea, más allá de lo que consuma cada uno, es importante escuchar a estos gigantes del arte en función de lo que pueden transmitir como experiencia. Después cada quién podrá estar más o menos de acuerdo, cada uno adherirá a tal o cual propuesta o visión de un artista; pero es innegable mantenerse humildes, con la cabeza abierta, receptivos… considero que es la única forma de aprender, es decir, siendo humildes…

JUAN- Sí...en cuanto te empezás a "marear" por lo que hacés...dejás de recibir eso que te va haciendo madurar, crecer (personal y profesionalmente). Cuando crees que ya está, cagaste. Los grandes siguen aprendiendo. Tenía entendido que Luis Salinas seguía estudiando guitarra. Entendés? Siempre hay cosas para aprender. Actualmente, estoy haciendo un taller de fotografía documental y el tipo nos muestra fotógrafos, escritores, músicos. Nos da. El que lo reciba va a aprender a sacar mejores fotos. No hay mucha vuelta que darle. Es lo que más rescato del profesor. Nos incentiva constantemente, clase a clase, a mirar, a leer. Si un escritor no lee, no va a contar cosas interesantes. Si un fotógrafo no estudia a colegas, no va a presentar grandes trabajos. Y si un músico no está investigando sobre nuevas músicas, nos va a dar mierda. Es un círculo vicioso...

RICARDO- Sin lugar a dudas… y muy interesante esto del rol docente, la idea de la valoración de una docente como bueno está ligada al incentivo que ofrece y genera…eso habla bien de él, me imagino que estará contento de leerte luego (risas)… que bueno… decime Juan, ¿qué ves para tu futuro? ¿hacia dónde está yendo tu obra?

JUAN- Qué veo para mi futuro? no sé...eso que lo diga una futuróloga! (risas) ...no... Me veo sacando fotos. Mantenerme activo. Cuando empezás con un trabajo van saliendo disparadores e ideas que pueden resultar decentes para mostrar! Tal vez exponer mis fotos "Decapitados" para el año que viene. Posiblemente, sea con algunos de mis hermanos que también planean mostrar su material. Seguramente, vayamos a armar algo juntos. Esa es la motivación más grande.

RICARDO- ¿Qué vendría a ser “Decapitados”?

JUAN- Decapitados es un grupo de fotos que empecé a sacar en shows. Las fotos de recitales siempre me parecieron iguales en algún punto. Entonces traté de hacer algo distinto. Y se me ocurrió decapitarlos. En ninguna de las fotos que saqué, utilicé una edición. Así fueron sacadas. Claro que la iluminación siempre ayuda.

RICARDO- Seguramente sea una cuestión de “iluminación” como dirían algunos… (risas)… igualmente fui y seguiré siendo surrealista por vocación y creo que el arte puede ser hecho por todos. Juan Martín, fue un placer hablar con vos, espero que se repita pronto, y me despido dejándote abierto este espacio para tus obras que, realmente, me gustan mucho.

JUAN- (Risas) Sí...iluminación y seguramente haya retoques… (risas)… bueno Papo, gracias a vos; es bueno saber que del otro lado gusta lo que uno hace con tanta pasión y sacrificio. Ahora viene la parte que me da extrema vergüenza leerme, no? (Risas)

RICARDO- Bueno, eso está en vos, desconfío de todo lo extremo… (risas)… no tenés la obligación de leerla (risas)… gracias y nos vemos pronto.


 Fuente: http://www.actualidadartistica.com.ar/2012/09/al-divan-con-juan-martin-ferro.html

miércoles, 7 de noviembre de 2012

Al diván con Agustín Ferro

Al diván con Agustín Ferro 
-por Ricardo Costa Brizuela- 

 …“si cerramos con una etapa es porque se abre otra”… 


RICARDO - Desde las primeras pictografías hasta la actualidad el arte ha colaborado en la construcción del mundo del hombre, contame Agustín, ¿qué mundo has construido a través del arte? 

AGUSTÍN - Construí un mundo a mi modo, para vivir mejor o para que sea más ameno. Ya sea estudiando, conociendo nuevos lugares, escuchando una nueva música o mirando una peli, siempre atravesando el camino del aprendizaje y el conocimiento. Como dice Friedrich Schiller, "El arte es aquello que establece su propia regla"…

RICARDO - Claro, y qué difícil o complejo mejor dicho es, estaba pensando, poder hacer arte en grupo… poder establecer esa regla propia y darla a modo de comunión con otros, dejándola que a su vez sea modificada… ¿Cuál es tu experiencia en torno a esto del arte grupal?

AGUSTÍN - Me gusta trabajar en grupo, siempre y cuando se entienda el concepto hacia donde quiero dirigir la canción. Tuve la suerte de trabajar con músicos que captan las ideas desde un principio y embellecieron las músicas. Cuando era más chico me costaba que me modifiquen las cosas, por ejemplo los productores, porque uno es el que desarrolla el tema de principio a fin y ya lo tiene en la cabeza. No digo que hay que hacerle caso al productor un cien por ciento, ni encerrarse en la de uno, me han arruinado algunos temas, hay que negociar. (risas) Hoy aprendí que abrir el juego es mejor y que cada uno aporte con lo suyo. Eso me llevo a mejores lugares creativos. Charly dice que siempre son mejores los demos que los discos, apoyo su teoría.

RICARDO - Dos puntos se abren acá, mientras te escuchaba me acordaba de que tuviste una banda que se llamó Superyó, ¿por qué ese nombre?, y el segundo es... ¿cuál fue el disco que más disfrutaste grabar? 

AGUSTÍN - Resulta que el primer disco de Super Yo (2005) se grabo antes de hacer el show inicial y para ese momento no teníamos nombre. Una vez finalizada la grabación surgió " Superyó " de charlas y visitas a las páginas amarillas. Nos pareció que el nombre estaba bueno, tenía "punch". Claramente no tiene que ver con la psicología ni con el egocentrismo, pusimos ese nombre porque nos gustó su musicalidad. El disco que mas disfrute grabar fue justamente el primero "De par en par" 2005, por varios motivos, la idea de poder plasmar nuestras canciones y saber que van a durar para siempre, recuerdo absolutamente todo como algo increíble, la influencia más fuerte en común eran los Beatles. También pasamos por la escuela del rock argentino durante los '80 y los '90, con todo lo que eso implicaba. Es un disco muy barroco y variado en estilos. Hay una chacarera, un bossanova, pop, rock, elementos electrónicos, no nos privamos de nada, hay muchas capas de sonidos, es un disco sin compresión, suena bastante Beatle. En definitiva recuerdo dos tipos encerrados en una habitación, grabando, arreglando, escribiendo, tocando el piano y la guitarra.

RICARDO - Con la particularidad de que el otro tipo, como vos decís, es tu hermano, no? Cómo es eso de trabajar en familia?

AGUSTÍN - Sí, con Marce desde mis 15 años que estamos en la música, nunca paramos, si cerramos con una etapa es porque se abre otra. Es increíble trabajar con él, siempre anda detrás de buenas ideas, además sabe exprimirme y sacar lo mejor de mí. Es muy buen productor, me ha cantado los arreglos de guitarra varias veces, cosa que me daba mucha bronca, pero siempre funcionaban a la perfección (risas). Uno laburando con un tipo así se relaja un poco, es muy talentoso, es más, si lo entrevistas a él probablemente sepas bien de lo que te estoy hablando. (Risas) 

RICARDO - Recomendación agendada (risas). Y por cierto, es tal cual lo decís, esto de la sucesión de etapas… ¿y hoy en día, en qué etapa estás?

AGUSTÍN - En lo laboral tocando mucho con “No Lo Soporto” y arrancando con nuevos proyectos de amigos, donde toco la guitarra y hago coros, con planes de grabar, “Coche y las Pirañas” es el nombre del nuevo grupo. También estoy participando de un disco instrumental que va a sacar Marce (mi hermano) el año que viene probablemente, donde toco la guitarra y hago laburos de producción en algunos temas. En lo personal estoy componiendo músicas instrumentales y cantadas, por ahora sin planes de editarlas. Además estudiando guitarra y dando clases particulares. En este momento me siento muy bien acompañando con mi guitarra a diferentes músicos, ese es el plan.

RICARDO - Qué bueno, lo esencial del asunto radica en el proyecto, en lo que vendrá, más que en lo alcanzado, porque en la secuencia lógica el porvenir es lo que dará sentido a lo acontecido. Hablando de futuro, contame, ¿qué shows estás preparando? ¿Qué presentaciones tenés por delante?

AGUSTÍN - Este año editamos el 3er disco de estudio con NLS, llamado Universo, asi que seguimos presentándolo en Capital y en interior. Además estamos preparando el video del 2do. corte y ensayando también para el Pespi Music que arranca en Octubre, probablemente estemos ahí presentando Universo y adelantando algo del nuevo video clip.

RICARDO - Movido, qué bueno, se viene un cierre de año con mucho laburo… Para cambiar los vientos nomás… ¿Cuándo no estás a full con la música, qué te llama del arte? ¿Qué disfrutás como público o espectador? 

AGUSTÍN - Del arte me atrae la libertad de expresión y los estímulos que generan en mi. Me gusta cuando es motivador. La fotografía me encanta, de hecho hace tres años que vengo sacando fotos de celu, (instantáneas) nunca use una cámara profesional, lo hago de hobby. También me gusta filmar y editar, hace unos meses atrás trabaje como editor en un programa de tv que se llama Banda Soporte, me encanto hacerlo, la edición tiene una parte creativa increíble. El cine, el teatro y la música en vivo, sin dudas, es lo que más disfruto como espectador

 RICARDO - Es un tema crucial el de la tecnología, ya desde hace un tiempo, al alcance de todos y en función de la expresión artística… me confieso contradictorio en este punto; me cuesta llegar a una idea acabada al respecto. ¿Es una obra de arte una foto sacada con un celular, dejando de lado las técnicas fotográficas? ¿O sea, sería arte fotográfico pero no un fotógrafo el que realizó esa obra? ¿Cabría entonces pensar en no-músicos (gente que no sabe música) haciendo obras de artes musicales, canciones, etc? ¿Cómo ves esto? ¿Dónde subyace el límite?

 AGUSTÍN - En mi caso, la fotografía es un entretenimiento, pero no dudo que hayan grandes artistas sin técnica que hagan muestras importantes con un celular, ya lo debe haber hecho alguien, siempre y cuando tengan una finalidad emotiva, sino no tiene valor artístico. Un artista lleva ciertas inquietudes en la sangre, no tiene que ir a una universidad, no es abogacía, es arte, entonces está bien. Tipos como Luis Salinas, según dijo en algunas entrevistas, no sabe leer música, pero es el mejor guitarrista que tenemos en Argentina. Yo creo que 90% de los músicos de rock, componen por intuición, o sea, no aplican técnicas de composición. Luis Alberto Spinetta no creo que haya estudiado composición en la UBA, sin embargo lo que hace armónicamente es muy complejo. Pero supongo que era sumamente inquieto. Haber estudiado música no te hace mejor artista, pero te simplifica las cosas, cortas caminos. Creo que si le ponemos límites al arte deja de serlo.

 RICARDO - Tal cual, creo lo mismo que vos, la cuestión artística radica en la transmisión y para ello no es excluyente el manejo estricto de las técnicas. El secreto está en la posibilidad de abrir sentidos, de otorgar diversas significaciones a una obra, ahí está la cuestión… y como ha dicho Lacan “allí donde no hay metáfora tampoco hay poesía”. Agustín, me quedo con esto último de que el arte dejaría de ser arte en el momento de que se pongan límites… me quedo pensando, la verdad es que este tema da para muchísimo más. En fin, te agradezco por tu tiempo, me alegra haber compartido este momento con vos y será hasta pronto por lo visto.

 AGUSTÍN - Gracias a vos Papo. La verdad me relaje bastante, cosa que me cuesta en las entrevistas, soy más bien cerrado, no me gusta hacer ese trabajo. Abrazo grande y hasta pronto. 

FUENTE: http://www.actualidadartistica.com.ar/2012/09/al-divan-con-agustin-ferro.html