domingo, 14 de julio de 2013

Entrevista en Actualidad Artística

Entrevista  por Marysol Falbo  
-Actualidad Artística-

M- ¿Cómo estás? Ante todo, gracias por tu tiempo; ¿querés contarnos Ricardo cómo fue la experiencia de publicar tu primer libro?

R – Bien, gracias a vos Marysol, te cuento… en Mayo pasado se publicó “recuerdos de luciérnagas” a través de la editorial Imaginante; fue una experiencia inolvidable la del proceso de corrección y armado del diseño de la tapa, pensar en un prólogo o una contratapa… sinceramente, no eran ítems -por así decir- en los que uno como escritor pone el ojo antes de estas instancias, al menos en mi caso particular. Así que pensar en esto, en un libro como producto final, como objeto concreto fue, y sigue siendo, multiplicador en términos de sentidos y aprendizajes para mí. Encontré una ocasión, en el diseño de la tapa, para darle una imagen a mis poemas; darles una presentación, un marco digamos y, definitivamente, hacen mucho a la obra en general y a la idea que quise transmitir con este libro.

M- ¿Cuál es esta idea?

R- Mirá, el tema que subyace es el amor con un ciclo, como proceso que tiene diferentes estadios o etapas que, más allá del tiempo cronológico, son los tiempos lógicos los que harán mover las arenas del reloj para que sigan fluyendo de una lado hacia el otro. La idea del libro es promover varias lecturas, varias texturas o capas de sentidos, invitar al lector a interrogarse sobre sus propios ciclos y, de este modo, a poder anticiparlos y, a pesar de eso predestinado que podría leerse de esta explicación, poder tomar una posición o conciencia de cada momento y poder reconocerlo como único e irrepetible.

M- El nombre del libro y la imagen de tapa son muy sensuales y oníricas… ¿a qué remiten?

R- Te decía, justamente, creo que el lenguaje más apropiado para hablar de amor es el que propone el mundo de los recuerdos o de los sueños; a saber, eso que se dice sin saber del todo lo que se está diciendo. Un decir que sorprende. Un decir que surge desde lo más íntimo, que se cae a pesar de las barreras que uno podría intentar anteponer a esos sentimientos. El libro, desde lo estético, aspira a un juego similar a esta lógica, o sea, que el lector entre en un estado de ensueño donde las palabras pierden cierto peso estático y se transforman ellas mismas en luciérnagas para ir salpicando luces en medio de la oscuridad; esa oscuridad que en lo personal entiendo y siento como silencio es lo que habilita a que el brillo de éstas se destaquen… es decir, en el libro hay poemas muy surrealistas y otros no tanto, hay distintas voces ya que el personaje principal de la historia que se arma en el correlato de lecturas es escritor y él mismo escribe sus poemas dentro de los poemas del libro.

M- ¿Cómo es esto de estar hablando de personajes y de una historia principal en poesía?

R- Creo que la propuesta va más allá del género en particular. Básicamente el libro cuenta una historia, en este sentido sería una novela, pero en lugar de elegir la prosa como modo de expresión, esta historia, encontró en la poesía, por la sonoridad y la libertad que ella ofrece, su estilo o su modo particular de salir a la luz. O sea, uno podría leer los poemas sueltos y cada uno tendrá su propio clima y si uno eligiese leer los poemas de corrido incluso obviando los títulos verá que se armará otra melodía, otro poema más grande.

M- ¿Además de los poemas dentro de los poemas?

R- Exacto, también uno podría optar por leer los poemas y dejar de lado los meta-poemas que figuran en cursiva y dejar éstos para el final, o bien, ir leyéndolos paralelamente de un modo integrado armando las dos historias: una la que propongo yo como autor y la otra que es la escribe este personaje durante diversos momentos de “su vida”. Pero bueno, ésta es la libertad que encuentro en el género de la poesía, y estará en cada quién el tipo de trabajo que le ponga a la lectura o en la experiencia que cada uno tiene con en encuentro con la poesía en particular. Habrá gente que opte por una u otra forma de encarar el libro, habrá gente que leerá el libro de corrido, hay gente que lo va leyendo según el título de los poemas que están entre paréntesis para dar lugar a que sea opcional su lectura… y eso es lo que buscaba, que esa libertad de asignación de sentidos se celebre en cada uno de los lectores.

M- Ahora que el libro ya está circulando, ¿estás emprendiendo algún proyecto?

R- Y, en torno al libro, estoy buscando nuevos puntos de venta. El libro está disponible en las librerías que trabaja la editorial Imaginante y además se puede conseguir, por ahora, en la librería de la facultad de psicología en la sede de Hipólito Yrigoyen y en el puesto nº10 de Parque Centenario. Así que mi proyecto está, sin apuros, en darle salida al libro, sacarlo a pasear digamos después de tantos meses que estuvo en mi mesa de luz… (risas)… y, por otro lado, desde que el libro entró a la imprenta toda la energía se focalizó en textos nuevos, ideas que hace tiempo venía rumiando y que ahora empezaron a bajar, estoy escribiendo mucho por suerte y disfrutando el proceso creativo como nunca. La experiencia de este libro me llevó a tomar conciencia del oficio digamos, ya no me lo tomo como un hobbie, así que a la hora de escribir me lo tomo como un trabajo sin perder la alegría o la pureza del impulso a pesar de la seriedad que enmarca el ámbito creativo en general. Muy feliz por suerte. Con nuevos horizontes por tomar. ¿Qué te puedo decir?

M- Bueno, nos alegramos con vos por este logro; ahora, nos gustaría saber ¿se puede adelantar algo del próximo libro?

R- En realidad el libro se irá armando a sí mismo, digamos, uno puede tener una idea de base, un tema que lo convoque, algo que lo inspire, algo por decir… pero el libro como tal se termina, y eso lo aprendí recientemente, durante el proceso de su edición. Con “recuerdo de luciérnagas” tuve una devolución muy interesante por parte de la correctora y del editor, fue muy necesaria esa instancia en la que un tercero oficia de corte entre la obra y uno, y más cuando esa persona está interesada en el libro como un producto acabado. Creo que el libro que estoy haciendo terminará por moldearse días antes de su impresión y para eso faltan varios meses… Ahora, en líneas generales, te puedo decir que busco dar un paso más hacia la valoración del silencio como modo expresivo, busco resaltar lo visual a un nivel más concreto, tengo pensado incorporar imágenes, fotografías, quizás usar mi propia letra, mi caligrafía para dar textura expresiva a ciertos poemas o versos particulares… quiero jugar más, quiero jugar mucho, divertirme, descubrirme, encontrarme… no sé, por ahora sólo puedo decir que estoy muy contento con el proceso de su diseño, el mero hecho de pensarlo ya me es gratificante así que ya tomará cuerpo cuando sea el momento adecuando. No hay que apurar las cosas; todo llega en su momento justo.

M- Bueno, ahora nos quedamos con ganas de leer tus libros … (risas)…

R- Me alegro por eso, por las ganas… por ahora disfrutá de “recuerdos…”; mañana será otro día… (risas)…

M- Así será, te felicito, una vez más, por este libro y espero que te devuelva todo lo que vos le has dado.

R- Te agradezco de corazón y de lo único que estoy seguro es que ya tuve más de lo que esperaba. Estoy más que conforme con esta experiencia y con este libro, sabiendo que es el primero y que aún hay mucho más por decir.

M- Bueno, esperaremos novedades al respecto. Gracias. Fue un placer hablar con vos.

R- Gracias y cuando quieras.


fuente:/www.actualidadartistica.com.ar/2013/07/literatura-entrevista-ricardo-costa.html


No hay comentarios:

Publicar un comentario