martes, 31 de marzo de 2015

Al diván con Odín Schwartz

Al diván con Odín Schwartz 
-por Ricardo Costa Brizuela- 

 “Tenemos mucho amor para dar!” 

Ricardo – Hola Odín, es un placer para mi poder conversar con vos, se que estás con muchas giras y agradezco tu tiempo. En primera instancia, ¿cómo fue tu acercamiento a la música?

Odín - Hola Ricardo, gracias por la invitación… Sin dudas el hecho de tener dos padres artistas hizo no sólo que me interese el mundo del arte, sino también que me sienta seguro de dedicarme de lleno a ello. Nunca me enfrenté al "¿pero a qué te va a dedicar?". Se escuchaba mucha música en mi casa... me han llevado a ver a Charly presentando todos sus discos desde "Parte de la Religión” cuando tenía dos años. Me acuerdo en el año 1997, esperando ver a De La Guarda por primera vez en Recoleta, antes del show pasaron "Devil's Haircut" de Beck...y mi vieja, Nora, me dijo "¡escuchá!" Dos días después cayó con tres cd’s recién salidos de Musimundo: "Odelay" de Beck, "Ok Computer" de Radiohead y "Bringing Down The Horse" de The Wallflowers. Estaba en sexto grado... ¡Me volví loco! Ese año descubrimos con un compañero a Nirvana. Fue increíble para mí empezar a escuchar algo por mi cuenta. A esa altura ya era "cantado" que iba a dedicarme a la música. Lo primero que aprendí fue a través de mi tío Gustavo. Creo que de él saqué el espíritu fogonero, él toca todos los temas de Silvio Rodríguez, Serrat, lo que se curtía en los setentas... Fueron los shows lo que más me marcaron... Oasis en el ’98 (el volumen que manejaban esos monos y la actitud de Liam), David Bowie en el ‘97 (Diosito), el ciclo de Babasónicos en Cemento mientras sacaban "Jessico" y los shows infinitos de Divididos (los primeros a los que fui con amigos en vez de mis viejos) entre muchos otros.

Ricardo - Qué bueno, me hiciste acordar a cientos de recitales y momentos que, gracias a la música, permanecen imborrables. Es esencial rescatar lo que decís acerca de la influencia de la familia, en estos términos, es determinante esos primeros años en todo sentido… en mi caso te podría contar que mi primer recital fue en River viendo a Phil Collins y también con doce años me llevó mi hermano mayor. A quién agradezco inmensamente ese gesto de amor. Desde entonces, y ya pasaron unos veinticinco años de eso, sostengo que viajar e ir a ver un recital es la mejor inversión que alguien puede hacer. Te imaginarás que pude disfrutar de Roger Waters, entre otros, en más de una ocasión como para ejemplificar mi punto. Ahora bien, pero a vos te tocó la suerte de poder estar en más de un escenario… ¿cuál fue el que más disfrutaste? ¿Cuál, el primero? ¿Cuál el que soñás con pisar?

Odín - Tuve la suerte el año pasado de tocar con Juana en el Park Stage del festival Glastonbury. A comienzos del 2013 eso era una fantasía irrealizable. Ya me costaba imaginarme en el festival como espectador. En el backstage la conocimos a Yoko Ono... a YOKO ONO !!! Fueron varios meses de expectativa y de repente se había terminado... un flash. Así y todo no fue ni de cerca el que más disfrutamos, aunque para mí fue el más simbólico... taché uno de los ítems más grandes de mi lista! jajaja. Hubo muchos shows de ese estilo, en festivales legendarios, en ciudades cool o exóticas, conocimos gente muy grosa, todo muy increíble. Pero donde mejor la pasamos es en Argentina. Nos entendemos, conectamos más. Los Vorterix del 2014, los shows en Mendoza y Rosario del mes pasado... insuperables!!! Por otro lado.... siempre me gustó el escenario. A los 15 canté en un acto del colegio "Don't Look Back In Anger" de Oasis. Y desde ahí no paré. Las cosas que estoy viviendo ahora con Juana y Diego son tremendas. Fue un salto muy zarpado. Estoy más que agradecido, imaginate. Y creo que en algún punto laburé mucho para que esto pase. A la hora de tocar en un lugar lleno, el mérito es de Juana. Lo que viene haciendo hace muchos años. Es increíble y a la gente le gusta cada vez más. Entonces existe otra satisfacción cuando tocas a sala llena en un proyecto personal. La presentación del primer disco de “Cumbia Hasta El Lunes” en Niceto fue tremenda. Escuchar a la gente cantar los temas que viste gestarse, con todos los ensayos, las charlas, las juntadas, las tensiones. Es otro tipo de satisfacción.

Ricardo – Me imagino, te abre la cabeza mal… debo confesarte que escucho a Juana hace varios años, incluso cuando aún Diego y vos no estaban laburando con ella… creo que la llegada de ustedes sumó mucho a su música. Veo seguido en Youtube el recital de Gastonbury y me sigo diciendo “mirá dónde están tocando estos pibes” jajaja… El Konex del 2014 también fue un lindo recital, los Vorterix ni hablar. También me gustó mucho el Amplificado que grabaron para la televisión colombiana y la presentación en el estudio KEXP, creo que en esas presentaciones se pude disfrutar aún más las letras de los temas que, por cierto, son geniales. La verdad que este último disco tenía, desde mi perspectiva, ese peso (relativo) de superar la popularidad que se ganó con “Un día” e hicieron un trabajo formidable. Creo que Juana también viene creciendo muchísimo, ya en “Tres Cosas” y “Son”, que también son discos fascinantes, era innegable el talento y la originalidad de su música. Pero a veces somos reacios a abrirnos a cosas nuevas perdiéndonos de mucho por esa mezquindad. Decime Odín, ¿cuál es el tema, si pudieras elegir uno, que más disfrutás de los que tocás con Juana y Diego? Y, hablando de proyectos personales… ¿qué onda Odinmusic?

Odín – Como suele pasar, el tema que más disfruto tocar es el último en implementarse en la lista. En este caso es “Dar” del disco Un Día. Pero este tema tiene algo especial, y es que sólo toco la guitarra, y es bastante improvisado. Con Juana resolvimos que lo mejor era que yo toque el teclado en la banda, porque es lo que los temas necesitan. Pero soy guitarrista. Extraño el instrumento. Asique en Dar me saco las ganas! … La página Odinmusic en realidad la armé para laburar. Durante muchos años me dediqué a hacer música para publicidades en Animal Music. Fue una experiencia increíble, me dio todas las herramientas para hacer de la música un oficio. Pero después de algunos años empecé a necesitar tocar más en vivo, curtir un poco más las cosas que había dejado de lado cuando empecé a laburar ahí. Al mes de renunciar ya estaba tocando en ocho bandas. No exagero. El tema es que ni con ocho bandas hacía un sueldo que me alcance para el día a día. Sabía que era una inversión a futuro pero la plata ahorrada en esos años de laburo la gasté en un tremendo viaje. Así que retomé la publicidad en modo free-lance. La verdad es que dedicarte a la publicidad te deja muy poca energía y creatividad para otros proyectos. Entonces cambié el rumbo y empecé a usar Odinmusic para dar clases de producción y composición. Dos temas que me apasionan. Justo cuando estaba empezando a tener alumnos recibo el llamado de Juana. Cuando arrancaron los ensayos y las giras tuve que dar de baja a mis alumnos y los seguidores de Juana me empezaban a preguntar si tenía material propio. Obviamente tengo muchas grabaciones, participé en muchos discos, pero, si bien le tengo un aprecio de locos a esos proyectos, no son tan propios. Son en conjunto, en banda. Odinmusic pasó a ser la plataforma para mostrar las pocas grabaciones que realicé solo. Recolecté cosas que fui haciendo a lo largo de varios años, algunas a pedido, otras fueron bocetos y otros simplemente experimentos. Pero la verdad no me estoy ocupando mucho de eso, estoy muy copado con el rol que tengo con Juana... me parece una artista tremenda y quiero ayudarla a que siga adelante con todo... que grabe cosas nuevas, que el show sea tremendo... para mí es un aprendizaje zarpado. Más adelante tal vez me den ganas de laburar en mis temas, pero ahora no estoy con el foco puesto ahí.

Ricardo – Me imagino, pero está bueno tener un lugar propio, por así decir… y retomando algo que arriba había mencionado, ¿cuáles fueron los destinos que más te impactaron? O sea, a través de la música pudiste viajar a otras provincias y países… además del viaje tremendo que hiciste con tus ahorros… ¿Qué lugares te rompieron la cabeza? ¿Por qué?

Odín - En este tipo de gira, los lugares que más disfrutas, generalmente son aquellos en los que más tiempo libre tenés. Las dos visitas a Asia fueron de lo más increíble, exóticas. Ahora que lo pienso... Las giras donde más disfruto de los lugares son las que hacemos por tierra. En Estados Unidos recorrimos varios estados en auto. En Europa también, en una camioneta. Me parece increíble recorrer las rutas en países extranjeros, con sus paisajes, sus colores. En Seattle tuvimos un día libre y el sonidista de turno (Brenndan McGuire) nos llevó al parque nacional Olympic (busquen imágenes en google). Fue muy especial, e insospechado en esa gira. En la primer gira tuvimos también un día libre en Suiza. Justo era mi cumpleaños. Estábamos muy estresados y cansados. Realmente necesitábamos ese día libre. Nos subimos a un auto y nos fuimos a pasear por las montañas. Hasta ver nieve no paramos. Salir de gira es muy distinto a hacer turismo. Las dos cosas son placenteras, pero curtís los lugares de distinta manera. Cuando visitás una ciudad muy al mango, está buenísimo pero sabés que estás por poco tiempo y encima tenés que guardar mucha energía para el armado, la prueba de sonido, el show, el desarme, dormir poco y tomar un avión temprano. Se puede decir que los lugares que recuerdo con más emoción son aquellos en los que se generó la química correcta, en el lugar y momento correctos.

Ricardo – ¿Y el intercambio con la gente? Es decir, me imagino que tanto en Japón como en Francia o Estados Unidos el público es totalmente diferente por la mera cuestión cultural que los distingue… pero hablando de arte y de música específicamente ¿son tales las diferencias? ¿Cómo es el público que los sigue por allá? Y aprovecho la pregunta… ¿cómo es su gente acá?

Odín – La verdad es que casi en todos lados hubo un lindo intercambio con la gente. A Juana la quieren mucho y se lo demuestran. Los japoneses son unos tremendos anfitriones. Todos nos volvimos con regalos de agradecimiento. Obviamente hay shows donde la gente está más al mango que otros. Te puedo decir que hay una especia de lucha de la producción de Juana con los promotores en el extranjero para correrla del teatro, de las butacas. Con Juana cada vez garpa mas los "standing venues", o sea, gente parada. Que baile. Que se exprese. A nosotros tres nos gusta mucho más así. Por eso donde más me gusta tocar es en Argentina. Siempre que tocamos acá terminamos los shows con un nivel de excitación que afuera no nos sucede. Somos muy demostrativos... no me sorprende que la mayoría de los artistas internacionales que tocan acá no lo pueden creer. Tenemos mucho amor para dar!

Ricardo – Me quedo con esto último; nada más lindo que el amor para dar, así que Odín, realmente fue un placer este diván, creo que quedan muchas líneas más para seguir abriendo y releyendo… muchas gracias y será hasta pronto.

Odín – Gracias a vos Ricardo! Fue un placer!!!


 Fuente: http://www.actualidadartistica.com.ar/2015/03/al-divan-con-odin-schwartz.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario