viernes, 4 de diciembre de 2015

Al diván con Gabriela Nantón

Al diván con Gabriela Nantón 
-por Ricardo Costa Brizuela- 

“Menos mal que los libros te esperan” 

 R- Hola Gabriela, un placer compartir el diván con vos... en lo personal tengo que explicitar que el encuentro con otros poetas es de singular interés para mí porque puedo intentar dar respuesta, conjuntamente, a la pregunta ¿qué es la poesía? Son muchos los autores que intentan dar respuesta, creo que cada autor que escribe lo hace, pero en el afán de explicar las cosas solemos caer en sentencias que, algunas veces, suenan lindo pero son reduccionistas por así decir. Por ejemplo, para Dalmiro Sáenz la poesía es la sublevación del hombre contra la razón. ¿Vos intentaste darte respuesta acerca de esto? ¿Llegaste a alguna resolución?

G- Muchas gracias Ricardo por este espacio! No existen respuestas que no sean reduccionistas; tal vez por eso el reduccionismo tenga tanta mala fama! Aunque...¿Es posible acaso abarcar, encerrar o bien comprimir la creatividad, el sentimiento, las sensaciones, las experiencias? Por otro lado la palabra, la letra obliga una síntesis. Y allí el desafío de lograr transmitir, expresar de la manera más fidedigna, autentica y genuina, lo que quiero, lo que me pasa, lo que siento. Creo que entre lo mítico de la verdad y lo infinito de la significación, de la mas propia e irrepetible subjetividad y cierto golpe uniformista de la sociedad,...allí surge la poesía, paréntesis para que fluya lo único. En mi experiencia personal, la poesía ha sido, y creo que seguirá siendo, mi grito más visceral, mi lugar más propio, mi ilusión de libertad al generar lo que quiero, como quiero...el capricho más bello. Poesía, entonces, será un fragmento de mi subjetividad, que al mismo tiempo, dará cuenta como totalidad. Ahí su magia imposible. Ahora, como profesional de salud mental, no puedo dejar de confirmar que, así como toda actividad artística, la poesía es maravillosamente terapéutica. Alguien escribió en una canción: "...hay cosas que te ayudan a vivir." En fin, un imposible transformado en manipulable por el sentimiento.

R- Qué lindo esto del capricho más bello... y concuerdo plenamente con la idea de que el arte es sanador. Vivenciar el arte, ya sea como espectador o autor, nos da puntos de anclaje a nivel social e individualmente. Siempre ando por la vida prestando libros y discos, soy muy generoso -afortunadamente- con mis cosas. Creo que un buen disco o un buen libro, una buena película puede cambiarle la vida a una persona; en el sentido de que puede abrir una puerta que llevará a un sin fin de situaciones y momentos, quizás implique que conozca gente afín, etc. Es decir, cuando uno presta o facilita o crea arte está entregando llaves o semillas, y esa idea me fascina. ¿Qué utilidad tiene esas semillas o llaves clavadas en una biblioteca o un estante? Creo que como la obra trasciende lo que el propio autor procuró es menester multiplicar sentidos, incluso, para enriquecer esa experiencia y esa obra en especial. Es como revalidar el libro o el disco al cederlo al compartirlo y es ahí, dónde subyace el foco del asunto. El arte es en sí para otro, o sea, es compartir... y eso está del lado del lazo social y de la salud a mi entender. Gabriela, ¿querés contarme un poco sobre tu libro?

G- Eso dicen...que el arte es en sí para otr@. Sinceramente, "Simbólica" es un libro hecho en primer lugar para mí; resume mis primeros 30 años de vida, pues abarca las personas, experiencias y situaciones más relevantes con las que me he topado hasta ahora. Haber escrito, editado y lanzado como primera obra este escrito lírico ha significado el cumplimiento de uno de mis sueños personales mas importantes. Hace poco lo volví a leer y confirmaba, efectivamente, que la pasión está allí. Y es mi anhelo que quien lo lea, la pueda sentir. Por supuesto, sin dejar de mencionar que me interesa profundamente que colabore para el ejercicio de la reflexión. Debo reconocer que cuando pienso en que lo leerán otr@s, con sus respectivas interpretaciones, todavía me ruboriza, pues aún escribiendo de otr@s...estoy escribiendo de mí, abriendo mi corazón, bajando mi línea por así decirlo. Creo que en este género, más que en otros, el autor está totalmente desnudo y expuesto, y en parte eso es lo que más amo del mismo. Sería un honor tremendo, el reconocimiento más puro y el propósito más noble, entre otros, de esta obra si lograra ser algo parecido a una llave o semilla como ejemplificas. Coincido que hay algunas que cambian vidas. Maravillosa ambición que confirmará el azar y el paso del tiempo.

R- Interesante esto de releerse. El tiempo y la distancia son esenciales para ampliar, como el silencio, el campo de percepción, por así decir, y encontrarse o no con una obra o persona o lugar... igualmente, creo que siempre hay un encuentro en definitiva. Y dejaría al terreno del desencuentro, en tal caso, a aquellos anhelos o expectativas previas; o sea, creo que uno logra desencontrarse cuando de ante mano va pensando que se va recibir o sentir tal o cual cosa. Una lástima. Pero prefiero tomar la otra vía, y preguntarte ¿con qué obras te gusta reencontrarte? ¿Cuáles serian los artistas recurrentes en tu día a día?

G- Amo reencontrarme con la aquellos autores que tiene la capacidad de decir tanto con pocas y sencillas palabras, como es el caso de Silvio Rodríguez, Mariano Mores, Alfredo Le Pera y Enrique Santos Discépolo; creo que la poesía le debe mucho a la música, pues en la actualidad, con la disminución significativa del hábito de la lectura, es a través de las canciones que la lírica entra como por la ventana. Por supuesto, al momento de leer mis referentes son Almafuerte, Amado Nervo, Gabriela Mistral, Borges, Og Mandino, entre otros tantos. Hay tantos tan geniales! Y no me olvido de los que todavía tengo que descubrir! Menos mal que los libros te esperan...

R- Totalmente de acuerdo; me dejaste con la imagen mental de mi biblioteca y repasando los libros que aún no he abierto; esos que están pendientes pero están... y eso es lo hermoso del juego de esperar y ser descubierto. Cada cosa tiene su momento, su lugar. Hablando de lugares, ¿cuáles son los lugares de tu infancia? o ¿cuáles los lugares que marcaron tu vida?

G- Tuve la bendición de haber sido criada en Avellaneda! Como amo ese lugar por Dios! Jugar en la vereda, los clubes, los excelentes vecinos que teníamos junto a mi familia, la cancha del Rey de Copas. "¿Dónde estará mi arrabal? ¿Quién se robó mi niñez?" El barrio, el colegio en Lanús Este, donde hice la primaria y la Universidad de Buenos Aires, sin duda, fueron lugares que marcaron mi vida. Me considero en ese sentido, afortunada. Algo similar me ocurre con el ambiente teatral y musical. Los siento bastante propios, pues en los mismos aprendí, me desarrollé y disfruté grandes momentos. Hoy, mi lugar en el mundo, es mi hogar junto a mi esposo. Celebro que sea mi refugio de amor y tranquilidad, en el que logro desconectarme, sobre todo del consultorio. No me imagino viviendo afuera demasiado tiempo (aunque nunca digas nunca), pues estoy absolutamente orgullosa de haber nacido en Argentina y desde los 20 aproximadamente, ser porteña. Amo Buenos Aires con locura.

R- No quiero entrar en la lógica de que todo tiempo pasado fue mejor; creo que en cada época hay cosas buenas y otras no tanto. Pero hay cambiando mucho la sociedad en estos últimos años. Antes nos encontrábamos a jugar con los amigos en la vereda, íbamos a la plaza del barrio. Creo que es una pena que se hayan perdido ciertos espacios, los públicos, creo que empobrece la cotidianidad de los niños. Los reduce a al encierro y al consumo. No azarosamente se desarrolla el mercado de las consolas de videojuegos de un modo meteórico en paralelo a esta política de la exclusión. Y digo política en términos amplios. O sea, no quiero entrar a discutir si tal o cual partido hizo esto o aquello... sostengo vehementemente que todos somos el estado y es responsabilidad de todos recuperar esos espacios. Mirá, te pongo un ejemplo personal, hace unos años aún bajaba a jugar a la pelota con mi hijo de unos 5 años a la vereda... sacarlo del departamento era la idea, bajar un rato a la calle, caminar, mirar a la gente pasar, hacer unos pases con la pelota... algo parecido a lo que yo hacía cuando era chico. Me encontré con una situación increíble, mis propios vecinos me miraban mal, me miraban como bicho raro... también había más de un romántico que se sonreía con ternura al verlo al chiquito jugar en el portón del garage del edificio. Pero es así, han cambiado las cosas, terminamos siendo invitados a retirarnos porque hacíamos ruido. Es cierto, la pelota picaba y la risa de mi hijo se escuchaba hasta la esquina... En fin, qué lindos momentos pasamos igualmente... son momentos que atesoramos y que nos recomponen ante los avatares negativos del día a día. ¿Qué podemos esperar de una sociedad que considera ruido el sonido de la risa de un niño que juega con su padre?

G- Sin duda, no se trata de que todo tiempo pasado fue mejor, eso es lo más cómodo de expresar. Soy de las que piensan que mientras hay vida, hay esperanza y que una gota no es el mar, pero el mar no es el mismo sin esa gota. Mientras existan personas que se conecten con su interior y que buceen en su corazón para ser fieles a lo que son, podría decir que de esta manera seguirán surgiendo antídotos contra la alienación capitalista y sobre todo, contra todo lo que saca lo peor de nosotros mismos. Por eso el arte es fundamental, sobre todo el que lucha por huirle al producto, el que es auténtico. Por otro lado, creo que la pasión actúa como una suerte de faro en el mar oscuro de las crisis, de la incertidumbre y el dolor. De hecho, si alguien se conecta con lo que le apasiona, es más difícil que enferme. Tal vez, si entendiéramos que afuera no hay nada, que el camino es hacia adentro y que lo bueno lleva tiempo...muchas cuestiones se modificarían un poco. Afortunadamente, la pasión le escapa al mercado, pues no se puede producir de manera industrial, prolongada y estable. Menos mal, que todavía, disponemos de nuestra voluntad para elegir y decidir...por lo menos por ahora.

R- Sin dudas, por eso la sustancial diferencia con la propuesta del artesano. Aquél que realiza una pieza, una obra, singular, única... dejando la noción de serie totalmente sin sentido. Y ahí es donde el poeta es un artesano. Cada verso es único, imposible de repetir. Volviendo a la poesía, y para recordarle a la gente, ¿qué día y dónde presentás el libro?

G- Presento "Simbólica" el miércoles 16 de Diciembre a las 20 hs en Av. Santa Fe 1769, 5to piso. Están todos más que invitados! Gracias por esta entrevista y este espacio !

R- No, gracias a vos… nos estaremos viendo en unos días en la presentación del libro. Muchas gracias de corazón.

---------------------------------------------------------
link original
http://www.actualidadartistica.com.ar/2015/12/al-divan-con-gabriela-nanton.html?q=ricardo+costa+brizuela

No hay comentarios:

Publicar un comentario