lunes, 20 de junio de 2016

quiero -entre mis rutinas-

quiero -entre mis rutinas-

quiero que la familia tenga un techo propio
quiero dejar de trabajar
para que el sueldo se vaya
sólo en impuestos y servicios

en alquiler y medicina prepaga
en un seguro de vida, pagar por ver la televisión
usar el baño, el colectivo y el teléfono
respirar aire puro

para hacer el amor
comer, vestirse, pertenecer;
trabajar por dinero
llevó al hombre a justificar la desigualdad

guerras hambres injusticias enfermedades
contaminación violencia política
narcotráfico prostitución
esclavitud

la monopolización de recursos e información
el bajo nivel de educación el trabajo infantil
el exterminio de miles de especies
muertes en nombre del progreso y la fe

quiero, para mis hijos, un techo propio,
acceso a la libertad
de expresión,
a la salud y educación

que puedan elegir
su ideología política,
su modo de desarrollarse
espiritualmente, si así lo quisieran

quiero una sociedad que no juzgue
a la gente por sus diferencias
obligándolos a encajar en modelos
idealizados y alterados discursivamente

que llevan a miles de jóvenes a las drogas
a la depresión, el odio, la anorexia
la falta de fe
(en ellos mismos)

quiero una sociedad que proteja
a la familia como institución, cuidándola
dándole un lugar físico y social
(con sus derechos y obligaciones)

quiero que nuestros hijos tengan
la libertad
de poder jugar a lo que quieran
que puedan dibujar lo que quieran

que puedan oír la música que quieran
que no sean excluidos
por su singularidad
por su modo

de ser
por su modo de sentir, elegir
y mucho menos por su apariencia
su ropa, sus creencias

quiero que nuestros hijos puedan
acceder libremente
a los espacios verdes
(y que sean realmente públicos)

¿cómo es esto
de avalar como ciudadanos
que hayan enrejado la mayoría de las plazas?
quiero que cada gobierno garantice

más allá de su bandera
de un modo claro y comprobable
que todos tendrán acceso
al agua potable

quiero que nuestros hijos vivan
en un mundo que se encamina
política y legalmente
hacia el desarme global

¿cómo es posible
que vivamos tranquilamente
mientras hay personas con la capacidad de destruir
el mundo con su arsenal atómico?

¿cuándo permitimos esto?
quiero que nuestros hijos
tengan un plato de comida
cada día de sus vidas

¿cómo es posible
que en Argentina haya hambre
y desnutrición
siendo un país agroexportador?

no creo que sean mucho
lo que pido: vivir en paz
tranquilo, con amor
entre mis rutinas escribo y me pregunto

¿vale la pena hacerlo?

Ricardo Costa Brizuela
(Poemas que serán árboles - Ediciones Plan21)