miércoles, 30 de noviembre de 2016

soter


soter

a la deriva invoco
(inmaculado guardián)
un barco ebrio
hacia los senos de Alfonsina

los antiguos yacen bajo tierra
esperando reiniciar su tiempo
un público sin escenario
barro quebradizo del atardecer

instrumentos que nadie toca
(adornos insonoros)
libros que nadie lee
(huevos de mosquitos
que sólo el agua
despierta)

en algún punto
todas las formas se encuentran
estáticas e inconmovibles
y eso es la muerte


-rcb-

miércoles, 23 de noviembre de 2016

espejos

espejos

la luna paulatinamente se pierde
entre las nubes
gardenias del tabaco de Kandinsky
cenizas, otra noche consumida

las sombras flamean
(debajo de mi puerta)
el berimbau me desvela
(otra vez) aherrojado

enfrente
el brocal de aljibe
sostiene la sombrilla metálica
como empotrados gavilanes del sur de lino

como un niño enrarecido por el tiempo
los que yacen en la azotea
se encaminan irrefutables hacia los girasoles
y las gaviotas acechan
peces en la orilla yuxtapuesta


-rcb-

miércoles, 16 de noviembre de 2016

más allá

más allá

más allá
de toda apariencia nacen dioses
machos y otros hembras de ellos nacen
los espíritus
que retornan al mar
con su silencio multiplicando

más allá afloran
vespertinamente
dónde graznan sórdidamente los cuervos
rojos de jacintos (en invierno)
toda la vida depende
próximo amanecer

más allá
se reproducen hasta el dolor
las no palabras
que no quieren salir de mi cuerpo;
desidentificándome aplano mis yemas
como el rorcual azul al liliputiense

más allá
en vano dilatar el inevitable encuentro
con lo incierto
es lo que hace
de nuestro tiempo
una mercancía
más allá
la lozanía, el verdor y la frescura
vehemente perfección pasajera,
despierto con miedo,
despierto sin tierra


-rcb-

miércoles, 9 de noviembre de 2016

áspero e inaudible Marat

áspero e inaudible Marat
en la laguna de huesos
(un eólico ensamble
lleva grabado en piedra
el suspiro final)
tras el patio de arrayanes
(desairados)
lo arrastraron
a la ruta somnífera del claustro
dónde mueren los pájaros de madera

altocúmulos en las sábanas
lo blanco del mirlo no alcanza
para detener al infausto y encalado
desconsuelo
(del semilunio)

la orquesta sostiene
el salvaje acto de incubar libélulas
retenidos en la estructura humana
que se ensancha de espantosos placeres
entregados al río
en canastas de mármol

a contraluz la dicotomía es perversa,
la hembra adopta lo humano
honrando la opera del trigo,

todo epitafio es poema

-rcb-

miércoles, 2 de noviembre de 2016

entre copas

entre copas

siempre deja de llover
y los espantapájaros se reembolsan
como un columpio
a la marcha invisible
de unas pocas y pálidas eyaculaciones
en una copa


-rcb-