miércoles, 9 de noviembre de 2016

áspero e inaudible Marat

áspero e inaudible Marat
en la laguna de huesos
(un eólico ensamble
lleva grabado en piedra
el suspiro final)
tras el patio de arrayanes
(desairados)
lo arrastraron
a la ruta somnífera del claustro
dónde mueren los pájaros de madera

altocúmulos en las sábanas
lo blanco del mirlo no alcanza
para detener al infausto y encalado
desconsuelo
(del semilunio)

la orquesta sostiene
el salvaje acto de incubar libélulas
retenidos en la estructura humana
que se ensancha de espantosos placeres
entregados al río
en canastas de mármol

a contraluz la dicotomía es perversa,
la hembra adopta lo humano
honrando la opera del trigo,

todo epitafio es poema

-rcb-

No hay comentarios:

Publicar un comentario