miércoles, 7 de diciembre de 2016

polaris


polaris

parpadeaba la estrella polar
sobre la calera, todo es cenizas
mi ángel dormido está
(infértil límpida flor de cerezo)
y mi lengua amarilla por el tabaco

un centenar de girasoles en la noche cerrada
testigos del crecimiento lunar
dormitan empolvados espantapájaros
entre sus pies estaqueados

se elevan los quebrantahuesos
(acallado el espasmo)
sobre la madera sudorosa
(para usurpar la ventana)
las súplicas prolijas
(como jóvenes griegos)
en las hojas planas
(en una pelea de gallos)

con aroma a ceibo viejo
(sobrevuelan)
desde los depósitos calcáreos
(cuervos)
la estrella polar vigila
(en la oscuridad)
la plácida ceremonia

(lágrimas de polen rociaban
sus cabellos de enamorados
que se entregaban
como los hijos a la vida)


-rcb-

No hay comentarios:

Publicar un comentario